Meditar para desarrollar la conciencia del testigo

Aquí hay una técnica que lo ayudará a acceder y estabilizar la Conciencia del Testigo: esa parte de usted que puede simplemente observar pensamientos, percepciones e imágenes internas a medida que surgen y se disuelven, sin quedar envuelto o «atrapado» en ellos. Esté abierto a la posibilidad de que este aspecto de su Ser, el Testigo, el Perceptor o el Conocedor de los pensamientos, imágenes, sensaciones y percepciones, sea Universal, en lugar de personal, es decir, que es lo que en el taoísmo llamamos el » Mente de Tao».

Para una introducción más extensa a la Conciencia Testigo, recomiendo esta charla de Ira Schepetin .

Cómo sintonizar con la conciencia del testigo

Tiempo requerido: 15 – 30 minutos, o más si lo desea

Así es cómo:

  1. Siéntese erguido, ya sea en una silla o en un cojín de meditación, con el cráneo balanceándose felizmente sobre la columna. Coloque las manos con las palmas hacia abajo sobre los muslos, o bien apoye los dedos de una mano en la palma hacia arriba de la otra, con las puntas de los pulgares tocándose ligeramente. Deje que sus ojos se cierren y gire sus globos oculares ligeramente hacia abajo.
  2. Tome un par de respiraciones profundas, lentas y agradablemente suaves. Mientras inhalas, nota un aumento en tu abdomen. Mientras exhala, observe cómo su abdomen se relaja y regresa a su posición neutral. Repita esto seis o siete veces, y con cada exhalación, libere cualquier tensión innecesaria en su cara, cuello, garganta u hombros. Sonríe suavemente.
  3. Ahora, dirija su atención hacia adentro, para comenzar a notar el contenido de su mente: el parloteo interno o el diálogo mental, así como las imágenes que parpadean en esa pantalla interna.
  4. En esta práctica, simplemente vamos a nombrar los pensamientos que surgen como «pensamiento» y las imágenes que surgen como «imagen». Los espacios entre pensamientos e imágenes, cuando ninguno está presente, los etiquetaremos como «descanso».
  5. Así que cada cinco o diez segundos, simplemente nombra (en silencio, para ti mismo) lo que está pasando en tu mente. Si lo que está surgiendo son pensamientos o diálogo interno, simplemente di «pensando». Si lo que surge es una imagen (por ejemplo, una imagen interna de, digamos, el amigo con el que almorzaste ayer), simplemente di «imagen». Si no surgen pensamientos o imágenes, simplemente di «descansa».
  6. Mientras etiqueta los pensamientos e imágenes, mantenga la actitud de un observador distante pero también amable, casi como si estuviera diciendo: «hola, pensamientos» o «hola imágenes» de una manera amistosa y relajada. No intente cambiar los pensamientos o las imágenes de ninguna manera. Simplemente obsérvalos y etiquétalos. Por sí solos, surgirán, tendrán una cierta duración y luego se disolverán.
  7. En el transcurso de, digamos, un minuto de esta práctica, su etiquetado podría ser algo como esto: «pensando»… «descanso»… «pensando»… «imagen»… «pensando»… .. «descanso»… «descanso»… «pensamiento»… «imagen» (Por supuesto, será diferente para cada persona, y cambiará día a día, a medida que practique).
  8. Note esta parte de usted mismo que está observando y etiquetando el pensamiento y las imágenes. Esto se llama la Conciencia Testigo, y es el aspecto de la conciencia que permanece para siempre intacto por sus contenidos, por los pensamientos e imágenes que surgen dentro de ella. Una metáfora tradicional para esta conciencia testigo es que es similar a la parte más profunda de un océano, que permanece en calma, quieto y silencioso, incluso si en su superficie, las olas (de pensamiento, emoción o sensación) están embravecidas. Otra metáfora tradicional para el Testigo es que es como la superficie lisa de un espejo, sobre la cual aparecen pensamientos, imágenes internas, percepciones y sensaciones, como reflejos que aparecen dentro del espejo. Pregúntate: ¿esta Conciencia Testigo comparte los límites de los fenómenos que percibe?
  9. Cuando esté listo para terminar la práctica, tome otro par de respiraciones lentas y profundas, con el abdomen subiendo con la inhalación y relajándose con la exhalación. Observa cómo te sientes y luego abre lentamente los ojos.

Consejos:

  1. Si tu mente divaga, no hay problema, simplemente vuelve a la práctica.
  2. Si te sientes estresado durante el día, tomarte un minuto o dos para hacer esta práctica es una excelente manera de acceder a un lugar de tranquilidad y amplitud interior.

Que necesitas:

  • Un precioso cuerpo-mente humano.
  • Un lugar tranquilo para practicar (adentro es mejor).
  • Opcional pero muy recomendable:   Meditation Now – A Beginner’s Guide  de Elizabeth (tu guía de taoísmo). Este libro ofrece una guía paso a paso en una serie de prácticas de Alquimia Interior (por ejemplo, la Sonrisa Interior) junto con instrucciones de meditación más generales. Su hilo común es el cultivo de la Conciencia Testigo, así que si disfrutó de esta práctica, el libro será un excelente recurso.

 De interés relacionado

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.