La leyenda de cómo los granos de arroz se hicieron pequeños

En los días en que la tierra era joven y todas las cosas eran mejores de lo que son ahora, cuando los hombres y las mujeres eran más fuertes y de una belleza más magnífica, y el fruto de los árboles era más grande y más dulce que el que ahora comemos, el arroz, la comida del pueblo, era de grano más grande.

Un grano era todo lo que un hombre podía comer; y en aquellos primeros días, tal también era el mérito de la gente, que nunca tenían que trabajar para recoger el arroz, porque, cuando estaba maduro, se caía de los tallos y rodaba por los pueblos, hasta los graneros. Y en un año en que el arroz era más grande y más abundante que nunca, una viuda le dijo a su hija: «Nuestros graneros son demasiado pequeños. Los derribaremos y los construiremos más grandes».

Cuando los viejos graneros fueron derribados y el nuevo aún no estaba listo para usarse, el arroz estaba maduro en los campos. Se dio mucha prisa, pero el arroz llegó rodando donde se estaba trabajando, y la viuda, enojada, golpeó un grano y gritó: «¿No pudiste esperar en los campos hasta que estuviéramos listos? No deberías molestarnos ahora cuando no eres querido».

El arroz se partió en miles de pedazos y dijo: «De ahora en adelante, esperaremos en los campos hasta que nos necesiten», y desde ese momento el arroz ha sido de grano pequeño, y la gente de la tierra debe recogerlo en el granero de los campos.

Fuente:

  • Eva March Tappan, ed., The World’s Story: A History of the World in Story, Song, and Art, (Boston: Houghton Mifflin, 1914), vol. II: India, Persia, Mesopotamia y Palestina , págs. 67-79. De Internet Indian History Sourcebook

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.