Primera carta de Pablo a los Tesalonicenses

En Hechos 17:1-10, durante su segundo viaje misionero, el Apóstol Pablo y sus compañeros establecieron la iglesia en Tesalónica. Después de un breve tiempo en la ciudad, surgió una peligrosa oposición de aquellos que pensaban que el mensaje de Pablo era una amenaza para el judaísmo .

Como Pablo tuvo que dejar a estos nuevos conversos antes de lo que deseaba, envió a Timoteo de regreso a Tesalónica en la primera oportunidad que tuvo para controlar la iglesia. Cuando Timoteo se reunió con Pablo en Corinto, tuvo buenas noticias: a pesar de la intensa persecución, los cristianos de Tesalónica se mantenían firmes en la fe.

Por lo tanto, el propósito principal de Pablo al escribir la epístola fue animar, consolar y fortalecer a la iglesia. También respondió algunas de sus preguntas y corrigió algunos conceptos erróneos sobre la resurrección y el regreso de Cristo.

Autor

El Apóstol Pablo escribió esta carta con la ayuda de sus colaboradores Silas y Timoteo.

Fecha escrita

Alrededor del 51 d.C.

escrito a

1 Tesalonicenses se envió específicamente a los jóvenes creyentes en la iglesia recién establecida en Tesalónica, aunque generalmente se dirige a los cristianos de todas partes.

Paisaje

La bulliciosa ciudad portuaria de Tesalónica era la capital de Macedonia, ubicada a lo largo de la Vía Egnaciana, la ruta comercial más importante del Imperio Romano, que va desde Roma hasta Asia Menor. Con la influencia de varias culturas y religiones paganas, la incipiente comunidad de creyentes de Tesalónica enfrentó una multitud de presiones y persecuciones .

Temas

Manteniéndose firme en la fe: Los nuevos creyentes en Tesalónica enfrentaron una fuerte oposición tanto de judíos como de gentiles. Como cristianos del primer siglo, estaban constantemente bajo la amenaza de lapidación, palizas, tortura y crucifixión . Seguir a Jesucristo requirió un compromiso valiente y global. Los creyentes de Tesalónica lograron mantenerse fieles a la fe incluso sin la presencia de los apóstoles.

Como creyentes llenos del Espíritu Santo hoy, nosotros también podemos mantenernos firmes en nuestra fe sin importar cuán difícil se vuelva la oposición o la persecución.

Esperanza de la Resurrección: Además de animar a la iglesia, Pablo escribió esta carta para corregir algunos errores doctrinales con respecto a la resurrección. Debido a que carecían de enseñanzas fundamentales , los creyentes tesalonicenses estaban confundidos acerca de lo que sucedería con aquellos que murieran antes del regreso de Cristo. Entonces, Pablo les aseguró que todo el que cree en Jesucristo se unirá a él en la muerte y vivirá con él para siempre.

Podemos vivir con confianza en la esperanza de la vida de resurrección.

Vida diaria: Pablo también instruyó a los nuevos cristianos sobre formas prácticas de prepararse para la segunda venida de Cristo .

Nuestras creencias deben traducirse en una forma de vida cambiada. Al vivir vidas santas en fidelidad a Cristo y Su Palabra, permanecemos listos para su regreso y nunca seremos tomados desprevenidos.

Personajes clave

Pablo, Silas y Timoteo

Versos clave

1 Tesalonicenses 1:6-7
«Así que recibisteis con gozo el mensaje del Espíritu Santo a pesar de los graves sufrimientos que os trajo. De esta manera, nos imitasteis tanto a nosotros como al Señor. Como resultado, os convertisteis en un ejemplo a todos los creyentes en Grecia, tanto en Macedonia como en Acaya». (NTV)

1 Tesalonicenses 4:13-14
“Y ahora bien, amados hermanos, queremos que sepáis lo que les sucederá a los creyentes que han muerto, para que no os entristezcáis como los que no tienen esperanza. Porque, puesto que creemos que Jesús murió y resucitó, también creemos que cuando Jesús regrese, Dios traerá consigo a los creyentes que han muerto». (NTV)

1 Tesalonicenses 5:23
“Que el Dios de paz os santifique en todo, y que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo sean guardados sin mancha hasta que nuestro Señor Jesucristo venga otra vez”. (NTV)

Describir

  • Saludo – 1 Tesalonicenses 1:1.
  • Elogios y explicaciones – 1 Tesalonicenses 1:2 – 3:13.
  • Instrucciones prácticas y aliento – 1 Tesalonicenses 4:1 – 5:24.
  • Clausura y bendición – 1 Tesalonicenses 5:25-28.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.