Pasos bíblicos para tomar decisiones

La toma de decisiones bíblicas comienza con la voluntad de someter nuestras intenciones a la voluntad perfecta de Dios y seguir humildemente su dirección. El problema es que la mayoría de nosotros no sabemos cómo descifrar la voluntad de Dios en cada decisión que enfrentamos, especialmente en las decisiones importantes que alteran la vida.

Este plan paso a paso establece un mapa espiritual para la toma de decisiones bíblicas.

10 pasos

  1. Comience con la oración. Enmarque su actitud en una de confianza y obediencia al comprometer la decisión en oración . No hay razón para tener miedo en la toma de decisiones cuando está seguro de que Dios tiene en mente su mejor interés. Jeremías 29:11
    «Porque yo sé los planes que tengo para vosotros –declara el SEÑOR– planes para prosperaros y no para haceros daño, planes para daros esperanza y un futuro». (NVI)
  2. Definir la decisión. Pregúntese si la decisión involucra un área moral o no moral. De hecho, es un poco más fácil discernir la voluntad de Dios en áreas morales porque la mayoría de las veces encontrarás una dirección clara en la Palabra de Dios. Si Dios ya ha revelado su voluntad en las Escrituras, su única respuesta es obedecer. Las áreas no morales todavía requieren la aplicación de principios bíblicos, sin embargo, a veces la dirección es más difícil de distinguir. Salmo 119:105
    Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. (NVI)
  3. Esté preparado para aceptar y obedecer la respuesta de Dios. Es poco probable que Dios revele su plan si ya sabe que no obedecerás. Es absolutamente esencial que estés completamente sometido a Dios. Cuando tu voluntad se somete humilde y plenamente al Maestro, puedes tener la confianza de que Él iluminará tu camino. Proverbios 3:5-6
    Confía en el Señor con todo tu corazón;
    no dependas de tu propio entendimiento.
    Busca su voluntad en todo lo que hagas,
    y él te mostrará qué camino tomar.
    (NTV)
  4. Ejercer la fe. Recuerde también que la toma de decisiones es un proceso que lleva tiempo. Es posible que tenga que volver a presentar su voluntad una y otra vez a Dios durante todo el proceso. Luego, por la fe que agrada a Dios , confía en él con un corazón seguro de que él revelará su voluntad. Hebreos 11:6
    Y sin fe es imposible agradar a Dios, porque cualquiera que viene a él debe creer que existe y que recompensa a los que le buscan. (NVI)
  5. Busca una dirección concreta. Comience a investigar, evaluar y recopilar información. Averigüe lo que dice la Biblia acerca de la situación? Obtenga información práctica y personal relacionada con la decisión y comience a escribir lo que aprende.
  6. Obtener consejo. En decisiones difíciles, es sabio obtener consejo espiritual y práctico de los líderes piadosos en su vida. Un pastor, un anciano, un padre o simplemente un creyente maduro a menudo puede aportar información importante, responder preguntas, eliminar dudas y confirmar inclinaciones. Asegúrese de elegir personas que ofrezcan consejos bíblicos sólidos y no solo digan lo que quiere escuchar. Proverbios 15:22
    Los planes fracasan por falta de consejo, pero con muchos consejeros tienen éxito. (NVI)
  7. Hacer una lista. Primero, escribe las prioridades que crees que Dios tendría en tu situación. Estas no son las cosas que son importantes para ti , sino las cosas que son más importantes para Dios en esta decisión. ¿El resultado de su decisión lo acercará más a Dios? ¿Lo glorificará en tu vida? ¿Cómo afectará a quienes te rodean?
  8. Pesar la decisión. Haga una lista de los pros y los contras relacionados con la decisión. Puede encontrar que algo en su lista viola claramente la voluntad revelada de Dios en su Palabra. Si es así, tienes tu respuesta. Esta no es su voluntad. De lo contrario, ahora tiene una imagen realista de sus opciones para ayudarlo a tomar una decisión responsable.
  9. Elige tus prioridades espirituales. En este momento debería tener suficiente información para establecer sus prioridades espirituales en relación con la decisión. Pregúntese qué decisión satisface mejor esas prioridades. Si más de una opción cumplirá con sus prioridades establecidas, ¡elija la que sea su deseo más fuerte! A veces Dios te da una opción. En este caso, no hay una decisión correcta o incorrecta , sino la libertad de Dios para elegir, según sus preferencias. Ambas opciones están dentro de la perfecta voluntad de Dios para tu vida y ambas te llevarán al cumplimiento del propósito de Dios para tu vida.
  10. Actúa según tu decisión. Si ha llegado a su decisión con la intención sincera de agradar el corazón de Dios, incorporando principios bíblicos y sabios consejos, puede proceder con confianza sabiendo que Dios obrará sus propósitos a través de su decisión. Romanos 8:28
    Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito han sido llamados. (NVI)

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.