estudio biblico armadura de dios

La armadura de Dios, descrita por el apóstol Pablo en  Efesios 6:10-18 , es nuestra defensa espiritual contra los ataques de  Satanás . Afortunadamente, no tenemos que salir de casa todas las mañanas con una armadura completa para estar protegidos. Aunque invisible, la armadura de Dios es real, y cuando se usa correctamente y se usa a diario, brinda una sólida protección contra los ataques del enemigo.

Pasaje bíblico clave: Efesios 6:10-18 (NTV)

Una última palabra: Fortalécete en el Señor y en su gran poder. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan estar firmes contra todas las estrategias del diablo. Porque no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernantes y autoridades malignos del mundo invisible, contra grandes poderes en este mundo tenebroso y contra espíritus malignos en los lugares celestiales.

Por lo tanto, vístanse de cada pieza de la armadura de Dios para que puedan resistir al enemigo en el tiempo del mal. Luego, después de la batalla, seguirás estando firme. Mantente firme, poniéndote el cinturón de la verdad y la armadura de la justicia de Dios. Para los zapatos, pónganse la paz que viene de la Buena Noticia para que estén plenamente preparados. Además de todo esto, levanta el escudo de la fe para detener las flechas de fuego del diablo. Pónganse la salvación como yelmo, y tomen la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Ore en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténgase alerta y sea persistente en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes.

estudio biblico armadura de dios

La armadura de Dios

En este estudio ilustrado paso a paso de la armadura de Dios, aprenderá la importancia de usar su armadura espiritual diariamente y cómo lo protege contra los ataques de Satanás. Ninguna de estas seis piezas de armadura requiere poder de nuestra parte. Jesucristo  ya ganó nuestra victoria a través de su  muerte sacrificial en la cruz . Solo tenemos que ponernos la armadura efectiva que nos ha dado. 

Cinturón de la verdad

Armadura

El cinturón de la verdad es el primer elemento de la armadura de Dios. En el mundo antiguo, el cinturón de un soldado no solo mantenía su armadura en su lugar sino que, si era lo suficientemente ancho, protegía sus riñones y otros órganos vitales. Así mismo, la verdad nos protege. Aplicado en la práctica, se podría decir que el cinturón de la verdad sostiene nuestros pantalones espirituales para que no estemos expuestos y vulnerables.

Jesucristo llamó a Satanás el padre de la mentira: Él [el diablo] fue homicida desde el principio. Siempre ha odiado la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, es coherente con su carácter; porque es mentiroso y padre de mentiras” (Juan 8:44, NTV).

El engaño es una de las tácticas más antiguas del enemigo. Podemos ver a través de las mentiras de Satanás oponiéndolas a la verdad de la Biblia. La Biblia nos ayuda a derrotar las mentiras del materialismo, el dinero , el poder y el placer como las cosas más importantes de la vida. Así, la verdad de la Palabra de Dios brilla con su luz de integridad en nuestras vidas y mantiene unidas todas nuestras defensas espirituales.

Jesús nos dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí». (Juan 14:6, NVI )

Coraza de justicia

Coraza de justicia

La coraza de justicia guarda nuestro corazón. Una herida en el pecho puede ser fatal. Por eso los antiguos soldados usaban un peto que les cubría el corazón y los pulmones.

Nuestro corazón es susceptible a la maldad de este mundo, pero nuestra protección es la justicia que viene de Jesucristo. No podemos llegar a ser justos a través de nuestras propias buenas obras . Cuando Jesús murió en la cruz , su justicia fue contada a todos los que creen en él, a través de la justificación .

Dios nos ve sin pecado debido a lo que su Hijo hizo por nosotros: «Porque Dios hizo a Cristo, quien nunca pecó, para que sea la ofrenda por nuestros pecados, a fin de que podamos ser justificados delante de Dios por medio de Cristo» (2 Corintios 5:21). , NTV).

Acepte su justicia dada por Cristo; Deja que te cubra y te proteja. Recuerda que puede mantener tu corazón fuerte y puro para Dios: «Guarda tu corazón por sobre todas las cosas, porque él determina el rumbo de tu vida». (Proverbios 4:23, NTV)  

evangelio de la paz

evangelio de la paz

Efesios 6:15 habla de equipar nuestros pies con la prontitud que proviene del evangelio de la paz. El terreno era rocoso en el mundo antiguo, lo que requería calzado resistente y protector. En un campo de batalla o cerca de un fuerte, el enemigo puede esparcir púas o piedras afiladas para frenar a un ejército. De la misma manera, Satanás arroja trampas para nosotros mientras tratamos de difundir el evangelio.

El evangelio de la paz es nuestra protección, recordándonos que es por la gracia que las almas se salvan. Podemos eludir los obstáculos de Satanás cuando recordamos: «Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea no se pierda, sino que tenga vida eterna » (Juan 3:16, NVI).

Calzar nuestros pies con la prontitud del evangelio de la paz se describe en 1 Pedro 3:15 así: «Antes bien, reverenciad a Cristo como Señor en vuestros corazones. Estad siempre preparados para dar respuesta a todo el que os demande razón de la espero que sí, pero hacedlo con mansedumbre y respeto” (NVI).

Compartir el evangelio de la salvación finalmente trae paz entre Dios y los hombres ( Romanos 5:1 ).

escudo de fe

escudo y espada

Ninguna armadura defensiva era tan importante como el escudo. Se defendía de flechas, lanzas y espadas. Nuestro escudo de fe nos protege contra una de las armas más mortíferas de Satanás: la duda.

Satanás nos lanza dudas cuando Dios no actúa inmediatamente o visiblemente. Pero nuestra fe en la confiabilidad de Dios proviene de la verdad incuestionable de la Biblia. Sabemos que se puede contar con nuestro Padre.

La fe y la duda no se mezclan. Nuestro escudo de fe envía las flechas llameantes de la duda de Satanás mirando inofensivamente hacia un lado. Mantenemos nuestro escudo en alto, confiados en el conocimiento de que Dios nos provee, Dios nos protege y Dios es fiel a nosotros sus hijos. Nuestro escudo se mantiene gracias a Aquel en quien está nuestra fe, Jesucristo.

Casco de Salvación

casco

El yelmo de la salvación protege la cabeza, donde residen todo pensamiento y conocimiento. Jesucristo dijo: «Si sois fieles a mi enseñanza, seréis verdaderamente mis discípulos. Entonces conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres». (Juan 8:31-32, NVI )

La verdad de la salvación a través de Cristo ciertamente nos hace libres. Somos libres de la búsqueda vana, libres de las tentaciones sin sentido de este mundo y libres de la condenación del pecado . Aquellos que rechazan el plan de salvación de Dios luchan contra Satanás sin protección y sufren el golpe fatal del infierno .

1 Corintios 2:16 nos dice que los creyentes «tienen la mente de Cristo». Aún más interesante, 2 Corintios 10:5 explica que los que están en Cristo tienen poder divino para «derribar argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo». (NVI) El yelmo de la Salvación para proteger nuestros pensamientos y mentes es una pieza crucial de la armadura. No podemos sobrevivir sin él.

Espada del Espíritu

Espada del Espíritu

La espada del Espíritu es la única arma ofensiva en la armadura de Dios con la que podemos atacar a Satanás. Esta arma representa la Palabra de Dios, la Biblia : «Porque la palabra de Dios es viva y eficaz. Más cortante que toda espada de dos filos, penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos; juzga los pensamientos y las actitudes de los el corazón.» (Hebreos 4:12, NVI)

Cuando Jesucristo fue tentado en el desierto por Satanás , respondió con la verdad de las Escrituras, dándonos un ejemplo a seguir: «Escrito está: ‘No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca. de Dios'» (Mateo 4:4, NVI).

Las tácticas de Satanás no han cambiado, por lo que la espada del Espíritu sigue siendo nuestra mejor defensa.

El poder de la oración

caballero en oración

Finalmente, Pablo añade el poder de la oración a la armadura de Dios: “Y orad en el Espíritu en toda ocasión con toda clase de oraciones y súplicas. Con esto en mente, estad alerta y orad siempre por todo el pueblo del Señor”. (Efesios 6:18, NVI)

Todo soldado inteligente sabe que debe mantener abiertas las líneas de comunicación con su Comandante. Dios tiene órdenes para nosotros, a través de su Palabra y los impulsos del Espíritu Santo . Satanás odia cuando oramos. Él sabe que la oración nos fortalece y nos mantiene alerta a su engaño. Pablo nos advierte que oremos por los demás también. Con la armadura de Dios y el don de la oración, podemos estar preparados para lo que el enemigo nos arroje.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.