El Plan de Salvación en la Biblia

En pocas palabras, el plan de salvación de Dios es el romance divino registrado en las páginas de la Biblia. La salvación bíblica es la forma en que Dios proporciona a su pueblo la liberación del pecado y la muerte espiritual a través del arrepentimiento y la fe en Jesucristo.

Escrituras de salvación

Aunque solo es una muestra, aquí hay algunos versículos bíblicos clave sobre la salvación:

En el Antiguo Testamento , el concepto de salvación tiene sus raíces en la liberación de Israel de Egipto en el Libro del Éxodo . El Nuevo Testamento revela la fuente de salvación en Jesucristo . Por la fe en Jesucristo , los creyentes son salvos del juicio de Dios por el pecado y su consecuencia: la muerte eterna.

¿Por qué necesitamos la salvación?

Cuando Adán y Eva se rebelaron, los humanos fueron separados de Dios por el pecado . La santidad de Dios requería castigo y pago ( expiación ) por el pecado, que era (y sigue siendo) muerte eterna. Nuestra propia muerte no es suficiente para cubrir el pago del pecado. Solo un sacrificio perfecto e inmaculado , ofrecido de la manera correcta, puede pagar por nuestro pecado. Jesucristo, el Dios-hombre perfecto, vino a morir en la cruz , a ofrecer el sacrificio puro, completo y eterno para quitar, expiar y hacer el pago eterno por el pecado.

¿Por qué? Porque Dios nos ama y desea una amistad íntima con nosotros. El plan de salvación de Dios tiene un objetivo, conectar a Dios con sus redimidos en las relaciones más cercanas. El Señor del cielo y de la tierra quiere caminar con nosotros, hablar con nosotros, consolarnos y estar con nosotros en cada experiencia de la vida. 1 Juan 4:9 dice: «En esto se manifestó el amor de Dios entre nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él». 

Aceptar la oferta de salvación de Dios no resolverá todos nuestros problemas. No hará la vida más fácil. Desafortunadamente, ese es solo uno de los muchos conceptos erróneos comunes sobre la vida cristiana . Pero encontraremos un amor que lo cambie todo .

También comenzaremos a experimentar un nuevo tipo de libertad que viene a través del perdón de los pecados . Romanos 8:2 dice: «Y por cuanto le perteneces, el poder del Espíritu vivificante te ha librado del poder del pecado que lleva a la muerte». Una vez salvos, nuestros pecados son perdonados o «lavados». A medida que nos desarrollamos en la fe y permitimos que el Espíritu Santo de Dios obre en nuestros corazones, somos cada vez más libres del poder del pecado.

Más dones de Dios son el resultado de la salvación. 1 Pedro 1:8-9 habla del gozo: «Aunque no lo habéis visto, lo amáis; y aunque ahora no lo veáis, creéis en él y os llena un gozo inefable y glorioso, porque sois recibiendo el fin de vuestra fe, la salvación de vuestras almas». Y Filipenses 4:7 habla de paz: «Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús». 

Finalmente, necesitamos la salvación para descubrir nuestro verdadero potencial y propósito en la vida. Efesios 2:10 dice: «Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica». A medida que desarrollamos nuestra relación con Dios, él nos transforma por su Espíritu Santo en la persona que fuimos creados para ser. Nuestro máximo potencial y verdadera realización espiritual se revelan a medida que caminamos en los propósitos y planes que Dios diseñó para nosotros y para los que nos diseñó . Nada más se compara con esta última experiencia de salvación.

Cómo tener la seguridad de la salvación

Si has sentido el «tirón» de Dios en tu corazón, puedes tener la seguridad de la salvación. Al convertirte en cristiano , darás uno de los pasos más importantes de tu vida en la tierra y comenzarás una aventura como ninguna otra. El llamado a la salvación comienza con Dios. Él lo inicia atrayéndonos a venir a Él.

Puede aprender más sobre lo que significa nacer de nuevo y cómo llegar al cielo . Pero Dios hace que la salvación sea simple. Su plan de salvación no se basa en una fórmula complicada. No depende de ser una buena persona porque nadie puede ser lo suficientemente bueno. Nuestra salvación se basa firmemente en la muerte expiatoria de Jesucristo.

Recibir la salvación a través de Jesucristo no tiene nada que ver con obras o bondad. La vida eterna en el cielo viene a través del don de la gracia de Dios . Lo recibimos por la fe en Jesús, y no como resultado de nuestra actuación: «Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo». ( Romanos 10:9) 

Una oración de salvación

Es posible que desee hacer su respuesta al llamado de salvación de Dios en oración . La oración es simplemente hablar con Dios. Puedes orar solo, usando tus propias palabras. No hay una fórmula especial. Solo ora desde tu corazón a Dios y él te salvará. Si te sientes perdido y no sabes qué orar, aquí tienes una oración de salvación .

Las Escrituras de Salvación del Camino de Romanos

Romans Road presenta el plan de salvación a través de una serie de versículos bíblicos del libro de Romanos . Cuando están ordenados, estos versículos forman una manera fácil y sistemática de explicar el mensaje de salvación.

Conozca al Salvador

Jesucristo es la figura central del cristianismo y su vida, mensaje y ministerio están narrados en los cuatro evangelios del Nuevo Testamento. Su nombre Jesús se deriva de la palabra hebreo-aramea «Yeshua», que significa «Yahweh [el Señor] es salvación». Una excelente manera de comenzar su viaje de salvación es conocer a su Salvador, Jesucristo .

Historias de salvación

Los escépticos pueden debatir la validez de las Escrituras o argumentar la existencia de Dios, pero nadie puede negar nuestras experiencias personales con él . Esto es lo que hace que nuestras historias de salvación, o testimonios , sean tan poderosas.

Cuando decimos cómo Dios ha obrado un milagro en nuestra vida, cómo nos ha bendecido, transformado, levantado y animado, quizás hasta quebrantado y sanado, nadie puede discutirlo ni debatirlo. Vamos más allá del ámbito del conocimiento al ámbito de la relación con Dios.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.