El Papado de la Iglesia Católica

¿Qué es el papado?

El papado tiene un significado espiritual e institucional en la Iglesia Católica y un significado histórico.

  • Cuando se usa en el contexto de la Iglesia Católica , el papado se refiere al oficio de papa, el sucesor de San Pedro, y la autoridad que el papa ejerce en ese oficio.
  • Cuando se usa históricamente , el papado se refiere al tiempo en el cargo de un papa en particular, o la fuerza religiosa y cultural de la Iglesia Católica a lo largo de la historia.

El Papa como Vicario de Cristo

El Papa de Roma es la cabeza de la Iglesia universal. También llamado “el pontífice”, “el Santo Padre” y “el Vicario de Cristo”, el Papa es la cabeza espiritual de toda la cristiandad y un símbolo visible de unidad en la Iglesia.

Primero entre iguales

La comprensión del papado ha cambiado con el tiempo, ya que la Iglesia ha llegado a reconocer la importancia del papel. Una vez considerado simplemente como el primus inter pares , el «primero entre iguales», el Papa de Roma, en virtud de ser el sucesor de San Pedro, el primero de los apóstoles, fue visto como digno del mayor respeto de cualquiera de los obispos . de la Iglesia. De aquí surgió la idea del papa como árbitro de las disputas, y muy temprano en la historia de la Iglesia, otros obispos comenzaron a apelar a Roma como centro de la ortodoxia en los argumentos doctrinales.

El papado instituido por Cristo

Sin embargo, las semillas de este desarrollo estaban allí desde el principio. En Mateo 16:15 , Cristo preguntó a sus discípulos: “¿Quién decís que soy yo?” Cuando Pedro respondió: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, Jesús le dijo a Pedro que esto no le había sido revelado por el hombre, por Dios Padre.

El nombre de pila de Pedro era Simón, pero Cristo le dijo: “Tú eres Pedro”, una palabra griega que significa “roca”, “y sobre esta roca edificaré mi Iglesia. Y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella.” De aquí viene la frase latina Ubi Petrus, ibi ecclesia : Donde está Pedro, allí está la Iglesia.

El papel del Papa

Ese símbolo visible de unidad es una garantía para los fieles católicos de que son miembros de la única, santa Iglesia católica y apostólica fundada por Cristo. Pero el Papa es también el principal administrador de la Iglesia. Nombra obispos y cardenales, quienes elegirán a su sucesor. Es el árbitro final tanto de disputas administrativas como doctrinales.

Si bien los asuntos doctrinales normalmente los resuelve un concilio ecuménico (una reunión de todos los obispos de la Iglesia), tal concilio solo puede ser convocado por el Papa, y sus decisiones no son oficiales hasta que el Papa las confirme.

Infalibilidad papal

Uno de esos concilios, el Concilio Vaticano I de 1870, reconoció la doctrina de la infalibilidad papal. Mientras que algunos cristianos no católicos consideran esto como una novedad, esta doctrina es simplemente una comprensión completa de la respuesta de Cristo a Pedro, que fue Dios el Padre quien le reveló que Jesús era el Cristo.

La infalibilidad papal no significa que el Papa nunca pueda hacer nada malo. Sin embargo, cuando, como Pedro, habla de cuestiones de fe y de moral y pretende instruir a toda la Iglesia definiendo una doctrina, la Iglesia cree que está protegida por el Espíritu Santo y no puede equivocarse.

La invocación de la infalibilidad papal

La invocación real de la infalibilidad papal ha sido muy limitada. En tiempos recientes, solo dos papas han declarado doctrinas de la Iglesia, ambas relacionadas con la Virgen María: Pío IX, en 1854, declaró la Inmaculada Concepción de María (la doctrina de que María fue concebida sin la mancha del Pecado Original ); y Pío XII , en 1950, declaró que María había sido asunta al Cielo corporalmente al final de su vida (la doctrina de la Asunción ).

El papado en el mundo moderno

A pesar de las preocupaciones sobre la doctrina de la infalibilidad papal, tanto algunos protestantes como algunos ortodoxos orientales han expresado, en los últimos años, un interés creciente en la institución del papado. Reconocen la conveniencia de una cabeza visible de todos los cristianos, y tienen un profundo respeto por la fuerza moral del oficio, especialmente como lo ejercen papas recientes como Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Aún así, el papado es uno de los mayores obstáculos para la reunificación de las iglesias cristianas . Porque es esencial a la naturaleza de la Iglesia Católica , habiendo sido instituida por Cristo mismo, no puede ser abandonada. En cambio, los cristianos de buena voluntad de todas las denominaciones deben entablar un diálogo para llegar a una comprensión más profunda de cómo el papado estaba destinado a unirnos, en lugar de dividirnos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.