Biografía de San Agustín

San Agustín, obispo de Hipona en el norte de África (354 a 430 dC), fue una de las grandes mentes de la iglesia cristiana primitiva, un teólogo cuyas ideas influyeron para siempre tanto en los católicos romanos como en los protestantes .

Pero Agustín no llegó al cristianismo por un camino directo. A temprana edad comenzó a buscar la verdad en las filosofías y cultos paganos populares de su época. Su joven vida también estuvo marcada por la inmoralidad. La historia de su conversión , narrada en su libro Confesiones , es uno de los mayores testimonios cristianos de todos los tiempos.

El camino torcido de Agustín

Agustín nació en 354 en Tagaste, en la provincia norteafricana de Numidia, ahora Argelia. Su padre, Patricio, era un pagano que trabajaba y ahorraba para que su hijo pudiera recibir una buena educación. Mónica, su madre, era una cristiana comprometida que oraba constantemente por su hijo.

De una educación básica en su ciudad natal, Agustín pasó a estudiar literatura clásica y luego fue a Cartago para recibir formación en retórica, patrocinado por un benefactor llamado Romanianus. Las malas compañías llevaron al mal comportamiento. Agustín tomó una amante y tuvo un hijo, Adeodato, que murió en el 390 d.C.

Guiado por su hambre de sabiduría, Agustín se hizo maniqueo. El maniqueísmo, fundado por el filósofo persa Mani (216 a 274 dC), enseñaba el dualismo, una división rígida entre el bien y el mal. Al igual que el gnosticismo , esta religión afirmaba que el conocimiento secreto es el camino a la salvación . Intentó combinar las enseñanzas de Buda , Zoroastro y Jesucristo .  

Mientras tanto, Mónica había estado orando por la conversión de su hijo. Eso finalmente sucedió en 387, cuando Agustín fue bautizado por Ambrosio, el obispo de Milán, Italia. Agustín regresó a su lugar de nacimiento, Tagaste, fue ordenado sacerdote y unos años más tarde fue nombrado obispo de la ciudad de Hipona.

Agustín poseía un intelecto brillante pero mantuvo una vida sencilla, muy parecida a la de un monje . Animó a los monasterios y ermitaños dentro de su obispado en África y siempre dio la bienvenida a los visitantes que pudieran entablar una conversación culta. Funcionó más como párroco que como obispo distante, pero a lo largo de su vida siempre estuvo escribiendo.

Escrito en nuestros corazones

Agustín enseñó que en el Antiguo Testamento (Antiguo Pacto), la ley estaba fuera de nosotros, escrita en tablas de piedra, los Diez Mandamientos . Esa ley no podía resultar en justificación , solo transgresión.

En el Nuevo Testamento, o Nuevo Pacto, la ley está escrita dentro de nosotros, en nuestro corazón, dijo, y somos hechos justos por una infusión de la gracia de Dios y el amor ágape .

Sin embargo, esa justicia no proviene de nuestras propias obras, sino que se gana para nosotros a través de la muerte expiatoria de Cristo en la cruz , cuya gracia nos llega a través del Espíritu Santo , a través de la fe y el bautismo .

Agustín creía que la gracia de Cristo no se acredita a nuestra cuenta para saldar nuestra deuda de pecado , sino que nos ayuda a guardar la ley. Nos damos cuenta de que por nuestra cuenta no podemos guardar la ley, por lo que somos conducidos a Cristo. Por gracia, no guardamos la ley por temor, como en la Antigua Alianza, sino por amor, dijo.

Durante su vida, Agustín escribió sobre la naturaleza del pecado, la Trinidad , el libre albedrío y la naturaleza pecaminosa del hombre, los sacramentos y la providencia de Dios . Su pensamiento fue tan profundo que muchas de sus ideas sirvieron de base para la teología cristiana durante los siglos venideros.

La influencia de gran alcance de Agustín

Las dos obras más conocidas de Agustín son Confesiones y La ciudad de Dios . En Confessions , cuenta la historia de su inmoralidad sexual y la incesante preocupación de su madre por su alma. Él resume su amor por Cristo, diciendo: «Para que deje de ser miserable en mí mismo y pueda encontrar la felicidad en ti».

Ciudad de Dios , escrito cerca del final de la vida de Agustín, fue en parte una defensa del cristianismo en el Imperio Romano. El emperador Teodosio había hecho del cristianismo trinitario la religión oficial del imperio en el año 390. Veinte años después, los bárbaros visigodos, dirigidos por Alarico I, saquearon Roma. Muchos romanos culparon al cristianismo, alegando que alejarse de los antiguos dioses romanos había causado su derrota. El resto de Ciudad de Dios contrasta las ciudades terrenales y celestiales.

Cuando era obispo de Hipona, San Agustín fundó monasterios tanto para hombres como para mujeres. También escribió una regla, o conjunto de instrucciones, para el comportamiento de los monjes y monjas. No fue sino hasta 1244 que un grupo de monjes y ermitaños se unieron en Italia y se fundó la Orden de San Agustín, usando esa regla.

Unos 270 años después, un fraile agustino, también erudito de la Biblia como Agustín, se rebeló contra muchas de las políticas y doctrinas de la iglesia católica romana. Su nombre era Martín Lutero y se convirtió en una figura clave en la Reforma protestante.

Recursos y lecturas adicionales

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.