13 Versículos bíblicos de agradecimiento para expresar tu aprecio

Los cristianos pueden recurrir a las Escrituras para expresar gratitud hacia amigos y familiares, porque el Señor es bueno y su bondad es eterna. Anímese con los siguientes versículos de la Biblia elegidos específicamente para ayudarlo a encontrar las palabras correctas de aprecio, expresar bondad o agradecer a alguien de todo corazón.

Gracias Versículos de la Biblia

Noemí, una viuda, tenía dos hijos casados ​​que murieron. Cuando sus nueras se comprometieron a acompañarla de regreso a su tierra natal, ella dijo:

“Y que el Señor te recompense por tu bondad…” (Rut 1:8, NTV)

Cuando Booz permitió que Rut recogiera grano en sus campos, ella le agradeció su bondad. A cambio, Booz honró a Rut por todo lo que había hecho para ayudar a su suegra, Noemí, diciendo:

“Que el Señor, el Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte, te recompense plenamente por lo que has hecho”. (Rut 2:12, NTV)

En uno de los versículos más dramáticos del Nuevo Testamento, Jesucristo dijo:

«No hay amor más grande que dar la vida por los amigos». (Juan 15:13, NTV)

Qué mejor manera de agradecer a alguien y alegrarle el día que desearle esta bendición de Sofonías:

«Porque el Señor tu Dios vive entre vosotros. Él es un poderoso salvador. Se deleitará en vosotros con alegría. Con su amor, calmará todos vuestros temores. Se regocijará sobre vosotros con cánticos de alegría». (Sofonías 3:17, NTV)

Después que Saúl hubo muerto, y David fue ungido rey sobre Israel, David bendijo y agradeció a los hombres que habían sepultado a Saúl:

«Que el Señor ahora te muestre bondad y fidelidad, y yo también te mostraré el mismo favor porque has hecho esto». (2 Samuel 2:6, NVI )

El Apóstol Pablo envió muchas palabras de aliento y agradecimiento a los creyentes en las iglesias que visitó. A la iglesia de Roma escribió:

A todos los que estáis en Roma, amados de Dios y llamados a ser su pueblo santo: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. En primer lugar doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo por todos vosotros, porque vuestra fe se está divulgando por todo el mundo. (Romanos 1:7-8, NVI)

Aquí Pablo ofreció agradecimiento y una oración por sus hermanos y hermanas en la iglesia de Corinto:

Siempre doy gracias a mi Dios por vosotros, por la gracia que os ha dado en Cristo Jesús. Porque en él habéis sido enriquecidos en todo, en toda palabra y en todo conocimiento, confirmando Dios nuestro testimonio acerca de Cristo entre vosotros. Por lo tanto, no les falta ningún don espiritual mientras esperan ansiosamente que se manifieste nuestro Señor Jesucristo. Él también os mantendrá firmes hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. (1 Corintios 1:4–8, NVI)

Pablo nunca dejó de agradecer sinceramente a Dios por sus leales compañeros en el ministerio. Les aseguró que estaba orando gozosamente por ellos:

Doy gracias a mi Dios cada vez que te recuerdo. En todas mis oraciones por todos ustedes, lo hago siempre con alegría por su colaboración en el evangelio desde el primer día hasta ahora… (Filipenses 1:3-5, NVI)

En su carta a la familia de la iglesia de Éfeso, Pablo expresó su incesante gratitud a Dios por las buenas noticias que escuchó acerca de ellos. Les aseguró que intercedía regularmente por ellos, y luego pronunció una maravillosa bendición sobre sus lectores:

Por eso, desde que supe de su fe en el Señor Jesús y de su amor por todo el pueblo de Dios, no he dejado de dar gracias por ustedes, recordándome en mis oraciones. Sigo pidiendo que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, os dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que le conozcáis mejor. (Efesios 1:15-17, NVI)

Muchos grandes líderes actúan como mentores de alguien más joven. Para el Apóstol Pablo su «verdadero hijo en la fe» era Timoteo:

Doy gracias a Dios, a quien sirvo, como lo hicieron mis antepasados, con limpia conciencia, como noche y día me acuerdo constantemente de ti en mis oraciones. Al recordar tus lágrimas, anhelo verte, para que me llene de alegría. (2 Timoteo 1:3-4, NVI)

De nuevo, Pablo ofreció gracias a Dios y una oración por sus hermanos y hermanas tesalonicenses:

Damos gracias a Dios siempre por todos vosotros, mencionándoos constantemente en nuestras oraciones. (1 Tesalonicenses 1:2, NVI )

En Números 6 , Dios le dijo a Moisés que hiciera que Aarón y sus hijos bendijeran a los hijos de Israel con un pronunciamiento extraordinario de seguridad, gracia y paz. Esta oración también se conoce como la Bendición. Es uno de los poemas más antiguos de la Biblia. La bendición, llena de significado, es una forma hermosa de decir gracias a alguien a quien amas:

El Señor te bendiga y te guarde;
El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti,
y tenga de ti misericordia;
El Señor alce sobre ti Su rostro,
Y te dé paz. (Números 6:24-26, NVI)

En respuesta a la liberación misericordiosa del Señor de la enfermedad, Ezequías ofreció un canto de acción de gracias a Dios:

El vivo, el vivo, él te agradece, como yo lo hago hoy; el padre da a conocer a los hijos tu fidelidad. (Isaías 38:19, NVI)

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.