Huehueteotl, Dios de la Vida en la Religión Azteca, Mitología

Nombre y Etimología

  • Huehueteotl, «el Viejo»
  • Uueeteotl
  • Otontecuhtli
  • Xiuhtecuhtli
  • Xiutechuhtli
  • Xócotl

Religión y Cultura de Huehueteotl

Azteca , Mesoamérica

Símbolos, Iconografía y Arte de Huehueteotl

El arte azteca suele representar a Huehueteotl como un hombre muy anciano, encorvado, con el rostro arrugado y la boca desdentada. Huehueteotl es uno de los pocos dioses representados en un estado tan antiguo, pero representó su gran sabiduría. Huehueteotl también tiende a usar un gran brasero marcado con símbolos de fuego y que puede haber contenido incienso.

Huehueteotl es Dios de…

  • Hogar
  • fuego de la vida
  • Norte

Equivalentes en otras culturas

Posiblemente descendiente de uno de los principales dioses olmecas.

Historia y Origen de Huehueteotl

Huehueteotl puede ser el más antiguo de los dioses aztecas y se pueden encontrar representaciones de él en toda Mesoamérica desde hace siglos. Huehueteotl representa la luz, el calor y la vida contra la oscuridad, el frío y la muerte.

Árbol Genealógico y Relaciones de Huehueteotl

Esposo de Chalchiuhtlicue, diosa de la fertilidad y la vegetación

Templos, Adoración y Rituales de Huehueteotl

La mayoría de los dioses aztecas eran adorados en rituales públicos y tenían reglas sociales/públicas; Huehueteotl, sin embargo, parece haber sido una deidad doméstica responsable del mantenimiento del hogar y tal vez de la preservación de la armonía familiar. Los sacerdotes aztecas eran los encargados de mantener encendida en todo momento un fuego en honor a Huehueteotl.

Un ritual público dedicado a Huehueteotl era el Hueymiccailhuitl, «gran fiesta de los muertos», que ocurría cada 52 años (el siglo azteca). Para asegurar que se renovara el pacto azteca con los dioses, las víctimas eran drogadas, asadas vivas y les cortaban el corazón.

Este tipo de celebración también se llevó a cabo en momentos en que terminaron las hostilidades entre grupos.

Mitología y Leyendas de Huehueteotl

La toxiuhmolpilia, «la atadura de los años», era un ritual realizado cada 52 años presidido por Huehueteotl. Durante esta ceremonia, a la víctima del sacrificio no solo se le arrancaba el corazón que aún latía de su cuerpo, sino que luego se colocaba un trozo de madera en su lugar y se le prendía fuego. Solo si el fuego prendiera, habría fuego en el resto de la tierra durante los próximos 52 años. El papel de Huehueteotl en esto se debió a la creencia azteca de que, como un antiguo pilar del universo, el fuego de Huehueteotl corrió por todo el mundo, uniendo los fuegos en cada hogar azteca y cada templo azteca.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.