Comentarios o Resumenes

Secciones


Luces y sombras de Juan Pablo II- Fernando A.Bermúdez

Luces y sombras de Juan Pablo II- Fernando A.Bermúdez

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Juan Pablo II ha sido uno de los hombres más carismáticos y populares de los últimos tiempos. Su ministerio al frente de la Iglesia católica ha sido uno de los más largos de la historia de la misma Iglesia. Tal vez a eso sea debida su fuerte incidencia en la vida eclesial y social.
Fue un hombre coherente consigo mismo y sus principios religiosos. Un auténtico creyente. Su sentido de la justicia le llevó a la defensa de los derechos humanos y de la justicia social por donde quiera que peregrinó.
Sus encíclicas “Centesimus Annus”, “Laborem Exercens”, “Solicitudo Rei Socialis”… han marcado línea en la Doctrina Social de la Iglesia en defensa de la justicia y del bien común.

Denunció en diversas ocasiones la carrera armamentista y la política materialista del capitalismo neoliberal, calificándolo de “salvaje”. Tomó una actitud valiente frente a la paz del mundo. Se opuso firmemente a la invasión de Irak por parte de Estados Unidos y sus aliados (Blair y Aznar), considerándola como una inmoralidad histórica.

Realizó 104 viajes a 29 países diferentes. Es llamado el “Papa viajero”. Fue un gran comunicador. Tuvo un gran don de gentes.
Tuvo el coraje de visitar en la cárcel a Alí Agca, quien intentara asesinarle. Le dio un abrazo y le perdonó.
Vivió su enfermedad y ancianidad sin miedo al dolor ni a la muerte, asociándose a la pasión de Cristo.
Sin embargo, durante su pontificado la Iglesia católica ha sufrido una cuantiosa sangría de fieles debido a la corrupción que se generó dentro de la Curia romana y altos dignatarios de la Iglesia. Multitud de católicos se han pasado a las sectas protestantes, sobre todo en América Latina. Y grandes contingentes de hombres y mujeres, especialmente jóvenes, que fueron católicos han dejado de creer en la Iglesia. El islán ha crecido notablemente durante los 44 años de pontificado de Juan Pablo II y Benedicto XVI, siendo ya la religión más numerosa del planeta.

Los valores positivos que, sin duda tenía Juan Pablo II, han quedado ensombrecidos porque:
*Encubrió a innumerables clérigos pederastas. Muchos obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos enviaron cartas al Papa Juan Pablo II o le entregaron personalmente información de casos de pederastia, y él no tomó cartas en el asunto, antes bien los protegió, como es el caso de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo y amigo personal suyo, para protegerlos de la justicia.

*Configuró una Curia Romana de monseñores corruptos, avarientos de poder y de control de las finanzas del IOR (Banco Vaticano), algunos de los cuales estaban implicados en la mafia con Michele Sindona y Roberto Calvi. Monseñor Marcinkus, director del Banco Vaticano mantenía relaciones con la masonería y la CIA. Fue imputado por la justicia italiana. Juan Pablo II permaneció pasivo frente a los escándalos financieros del Banco Vaticano.

*Guardó silencio ante la misteriosa muerte de Juan Pablo I, su antecesor, ocurrida en 1978, quién había determinado acabar con los negocios vaticanos haciendo frente a la mafia, y aportar a la construcción de una Iglesia más evangélica.
*Ante la muerte violenta en Londres del banquero católico Roberto Calvi (junio 1982), que durante años había negociado en nombre de las finanzas del Vaticano, no pronunció una sola palabra de lamentación ni de humana piedad. Guardó absoluto silencio.
*Cuando el 4 de mayo de 1998 aparecieron asesinados en el Vaticano el coronel de la Guardia Suiza Alois Estermann, su esposa Gladys Meza, y el cabo Cédric Tornay, el Papa se limitó a una lamentación y aceptó que la Curia romana impidiera una investigación que averiguase la verdad sobre el tripe crimen. Las autopsias se realizaron dentro del vaticano y quedaron como un asunto secreto.
*Protegió incondicionalmene al Cardenal Cody, de Chicago, hombre de muy mala reputación en los Estados Unidos por actos de corrupción. Éste ofrecía anualmente al Papa 50.000 dólares.

*Combatió la libertad de pensamiento en la Iglesia, silenciando y condenando a casi 400 teólogos y teólogas porque disentían sobre algunas normativas que él dictaba. Ejerció un pontificado marcadamente autoritario e inquisitorial.
*Apoyó con dinero del IOR (Banco Vaticano) al sindicato “Solidaridad” de Polonia en su lucha política contra el gobierno de su país, mientras condenaba a los sacerdotes y religiosos que colaboraban con las organizaciones sociales y populares en América Latina.
*Llamó públicamente la atención al monje y poeta nicaragüense Ernesto Cardenal porque, provisionalmente, ocupaba el cargo de ministro de Cultura. En su visita a Nicaragua no hizo caso del clamor popular pidiéndole al Papa que condenara la guerra de la “Contra”, que tantas muertes y destrucción estaba ocasionando.

*En sus visitas a Polonia, las homilías las transformó en mítines políticos contra el régimen prosoviético. Cuando asesinaron al sacerdote Jerzy Popieluzko, militante del sindicato polaco Solidaridad, lo calificó de “héroe” y “mártir”.
*Atacó, sin conocerla, la teología de la liberación, llevando a cabo un proceso sistemático de desarticulación de la Iglesia que camina al lado de los empobrecidos de la tierra.

*Realizó nombramientos de obispos de discutida conducta y destituyó a otros obispos coherentes y sencillos, que estaban acompañando a sus pueblos, que denunciaban las violaciones a los derechos humanos y defendían a la gente pobre.
*En las diócesis donde hubo un obispo comprometido con los pobres, o con los indígenas, al jubilarse éste o morir, nombró a otro de línea totalmente opuesta, vg. San Salvador, Recife, Sao Paulo, Cuernavaca, Tehuantepec, Quiché…
*Cerró Institutos de Teología y Seminarios que preparaban sacerdotes al estilo de Jesús, servidores y defensores de los pobres, comprometidos con la justicia, (ITES, SERESURE…).

*Favoreció a los movimientos ultraconservadores como el Opus Dei y los “Kikos”, mientras fustigó a las comunidades cristianas de base y a la Teología de la Liberación.
*Nombró como jefe de la Comisión para la Doctrina de la Fe (antigua Inquisición) al cardenal conservador Joseph Ratzinger, que como un inquisidor fue vigilando paso por paso el pensamiento de cada teólogo. No admitió el pluralismo ni el diálogo intereclesial.
*Ignoró los planteamientos pastorales del Concilio Vaticano II, que convocara el “Papa Bueno” Juan XXIII.
*Sus viajes por el mundo fueron manifestaciones organizadas mediante acuerdos tecnológicos y políticos con la ayuda de millones de dólares (muchos de ellos programados por el Opus Dei), en vez de ser expresiones espontáneas de fe del pueblo católico. Estableció alianzas estratégicas con el presidente norteamericano Ronald Reagan.

*Fue cruel con Monseñor Oscar Romero, arzobispo de El Salvador, cuando éste llegó al Vaticano con un dosier de documentos sobre las masacres que el ejército de este país centroamericano realizaba contra humildes campesinos, secuestros, torturas y asesinatos de sacerdotes y religiosas. Juan Pablo le dijo: “Si usted se llevara bien con las autoridades esto se hubiera evitado”.
*Impulsó prepotentemente normativas rígidas en materia de moral sexual, condenando métodos artificiales de regulación de natalidad. No escuchó las voces críticas que le llegaron desde las bases de la Iglesia, sobre todo de África y América Latina.

*Guardó silencio frente a las dictaduras militares latinoamericanas que costó la vida a innumerables cristianos (catequistas, sacerdotes, religiosos y religiosas y obispos), y en su visita a Chile bendijo a Pinochet, quien asesinó a más de 4.000 personas. Se fotografió sonriente con el dictador y le dio la comunión. Y cuando el juez Garzón emitió la orden de extradición de Pinochet, el Papa solicitó la liberación del dictador por “razones humanitarias”.

*Negó la dignidad de las mujeres en la Iglesia, al no reconocer la participación del género femenino en la toma de decisiones con liderazgos similares a los hombres (Mulieris Dignitatem).
*A su muerte dejó una Iglesia dividida, lánguida y sin vida.

Leer más ...

Informe FOESSA: las relaciones familiares y vecinales evitan el riesgo de fractura social

Informe FOESSA: las relaciones familiares y vecinales evitan el riesgo de fractura social

Enviado a la página web de Redes Cristianas

La publicación “Análisis y Perspectivas 2014” evidencia un escenario social de pobreza creciente y derechos menguantes
Destaca el papel fundamental que está jugando la familia como elemento nuclear para enfrentar las situaciones más complicadas
Cáritas. 27 de marzo de 2014.- La calidad y fortaleza de las relaciones sociales en España son un recurso de vital importancia para evitar el riesgo de fractura social generado por los efectos de la crisis en los niveles de renta y de desigualdad. Esta es una de las constataciones más llamativas contenidas en el documento “Análisis y Perspectivas 2014” que la Fundación FOESSA y Cáritas han presentado esta mañana en Madrid.[DESCARGAR DOCUMENTO]

Fortaleza del capital social y relacional
El análisis llevado a cabo por el Comité Técnico de FOESSA y que ve la luz bajo el título “Pobreza y Cohesión Social”, confirma que el capital social y relacional de la sociedad española no presenta indicios que indiquen que se esté viendo afectado por el deterioro significativo que sí se registra en ámbitos como el económico, la salud o la vivienda.

Para los expertos de FOESSA, esto supone una oportunidad a la hora de construir una respuesta más solidaria y participativa a los efectos de una crisis que siguen siendo visibles, si se tiene en cuenta que durante 2013 se ha consolidado la tendencia de pérdida de disminución del nivel medio de renta en España –un retroceso de dos puntos y medio desde 2010— y se han agudizado las diferencias de renta entre los hogares.

Según los datos analizados en el documento, la renta media de la población española es, en términos reales, inferior a la que había en el año 2000, hasta el punto de que el nuestro se ha convertido en uno de los países de la Unión Europea donde la renta se reparte de manera más inequitativa. Además, las formas más severas de pobreza son las que más han aumentado con la crisis, llevando a nuestro país a los primeros puestos del ranking europeo en cualquier clasificación que se haga de indicadores de pobreza.

Caída de las rentas y aumento de la desigualdad
Al mismo tiempo, se da un doble proceso de empobrecimiento de la sociedad española, caracterizado por una caída de las rentas y el aumento de la desigualdad en su reparto, con un hundimiento de las rentas más bajas. Esto ha supuesto que el porcentaje de hogares sin ingresos haya crecido del 2% al 4% en el último trimestre de 2013 y que el número de hogares en esta situación haya pasado desde unos 300.000 a mediados de 2007 a casi 700.000 a finales de 2013.

Si más allá de pobreza económica hablamos de exclusión social, FOESSA comprueba cómo el empeoramiento de la situación social en España se extiende a amplios sectores de la población. Actualmente, solo 1 de cada 3 personas en nuestro país se encuentra libre de los 35 problemas que se han identificado en el primer avance de resultados la Encuesta FOESSA, lo que suponen 16,5 puntos menos que en 2007. Ese núcleo central de la sociedad española que llamamos integración plena es ya una estricta minoría, mientras que el espacio social de la exclusión social –que era en torno a un 16,3% de la población en 2007–, se ha intensificado notablemente hasta alcanzar al 25,1% de los hogares en 2013

Un total de 11,7 millones de personas (3,8 millones de hogares) están afectadas en España por distintos procesos de exclusión social, lo que supone 4,4 millones de personas más que en 2007 (un incremento del 60,6%).
Asimismo, 5 millones de personas se encuentran ya afectadas por situaciones de exclusión severa, un 82,6% más que en 2007.

Retroceso en empleo, vivienda y salud
No cabe duda de que son los ámbitos del empleo, de la vivienda y de la salud los que más han aportado al aumento de la fractura social:
- La incidencia de los problemas de exclusión del empleo se multiplican por 2,5 y los de salud se duplican. Nada parece indicar que la implementación de la reforma laboral haya contribuido a la creación de empleo –que ha seguido destruyéndose después de su puesta en marcha– ni a la reducción de la temporalidad de las nuevas contrataciones.

- Los problemas de vivienda, que partían de un nivel relativamente elevado, se incrementan un 36%.
- Es significativo el incremento de los hogares que para mantener su vivienda deben hacer un esfuerzo económico tan importante que los coloca en situaciones de pobreza severa una vez descontados los gastos de vivienda.
- Y es también importante el aumento de hogares que presentan dificultades para comprar medicamentos.

El papel nuclear de la familia
En este contexto, sin embargo, existen indicadores que apuntan al mantenimiento de un gran recurso de capital social en la sociedad española, que es de vital importancia preservar: el papel desempeñado por la familia ha sido una muestra evidente de un poderosísimo elemento nuclear con el que cuenta nuestra sociedad para enfrentar las situaciones más complicadas.

Aún con políticas sociales insuficiente y con escasa protección, la familia –y, en general, las redes sociales primarias y las relaciones entre la ciudadanía– siguen resistiendo. Sufriendo el desgaste que implica la crisis, pero demostrando ser uno de los cimientos sobre los que construir.

¿Qué está en juego?
En “Pobreza y Cohesión Social” se pone de manifiesto que ni la pobreza ni la exclusión social son exclusivas de esta época. Lo que la crisis ha evidenciado es el carácter contracíclico de nuestra economía, es decir, crece la pobreza en época de recesión, pero no se recupera en la misma medida en épocas expansivas.
Sin duda alguna, es el modelo –como Cáritas y FOESSA vienen insistiendo desde hace tiempo– lo que corresponde revisar y, en concreto, si nuestro país apuesta firmemente por un modelo en el que la persona y su dignidad ocupen el lugar central de todas las prioridades, y donde el bien común marque la hoja de ruta.

Como han señalado en la presentación del documento Francisco Lorenzo y Guillermo Fernández, coordinador y técnico, respectivamente, del Equipo de Estudios de Cáritas Española y de FOESSA, algunas de esas apuestas parecen haber quedado en el olvido.
Así lo demuestra que durante 2013 no solo no se invirtieron los procesos que desde 2010 vienen restringiendo el acceso a los derechos sociales, sino que se ha seguido avanzando por la senda de recortes en algunos bienes básicos, la pérdida de intensidad protectora de prestaciones sociales y la creciente exclusión de grupos de población de algunos servicios básicos de bienestar.

En ese sentido, los expertos de FOESSA alertan de que la progresiva diferenciación ciudadana en el acceso a derechos básicos marcará nuestra estructura social en los próximos años que, en una visión muy sintética, muestra una tendencia que podría resumirse como de pobreza creciente y derechos menguantes.

Otro camino es posible
Se observa, asimismo, que la ciudadanía no acepta que ese deba ser el único camino posible, como demuestran algunos hechos:
- Entidades como Cáritas ven incrementarse el número de personas que se acercan a sus puertas para implicarse como voluntarias y como colaboradores.
- Son muchas las organizaciones ciudadanas que han expresado en diferentes ocasiones que el gasto público en determinados ámbitos, debe ser considerado como una inversión social y no como un gasto a reducir.
- Se consolidan determinadas iniciativas sociales o de economía solidaria, que dejan de ser prácticas marginales.

Lo que está en juego no es el porqué de esta crisis, sino cómo queremos salir de la misma. En este sentido, la propuesta de Cáritas es la de salir todos y cada uno, juntos y sin que nadie quede abandonado a su suerte y a las injusticias de un modelo que claramente ha mostrado sus debilidades.
Como los autores de “Pobreza y Cohesión social” insisten en recordar, no es posible esperar más para llevar a cabo medidas redistributivas que impulsen procesos de cohesión social.

“Caminar hacia un modelo dualizado –asegura Francisco Lorenzo– es aventurarnos a la falta de entendimiento y de convivencia. Es renunciar a la construcción de un proyecto común. Por el contrario, un compromiso firme por la cohesión social, por el ´rescate a las personas´, supondrá sentar las bases de una recuperación real que vaya más allá de algunos indicadores macroeconómicos”. “La sociedad recuperará la credibilidad en aquellos proyectos e instituciones que apuesten firmemente por ello”, añade.

Leer más ...

Contra la crisis, la necesaria utopía José M. Castillo, teólogo

Contra la crisis, la necesaria utopía José M. Castillo, teólogo

nov 162012
 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

El profesor Juan José Tamayo, de la Universidad Carlos III de Madrid, acaba de publicar un libro estimulante y motivador: “Invitación a la utopía”. El pensamiento integrista y conservador se ha encargado, desde hace más de un siglo, de desprestigiar todo cuanto suene a “utópico”, haciéndolo sinónimo de “irreal”, “idealista” y “soñador”. Así, para muchas personas, hablar de gente utópica es tanto como hablar de gente que no tiene los pies en la tierra.

Más aún, para quienes van por la vida escorados a la derecha, el pensamiento utópico, no sólo es irreal y estéril, sino sobre todo es un pensamiento peligroso, estrechamente vinculado a la violencia. Y sin embargo, precisamente en tiempos de crisis, si alguna fuerza interior puede motivarnos a todos para salir del extravío en que vivimos, es el pensamiento utópico. La utopía, a fin de cuentas, no es sino la convicción de que un mundo distinto y mejor es posible. Y es necesario. Esto es lo que me ha sugerido es excelente estudio de Tamayo.

Karl R. Popper, que fue un notable motivador para la derecha intelectual, se imaginó el peligro, que puede entrañar la utopía, y lo dijo sin rodeos: “Considero a lo que llamo utopismo una teoría atrayente, y hasta enormemente atrayente; pero también la considero peligrosa y perniciosa. Creo que es autofrustrante y que conduce a la violencia”. No le falta, pues, razón a Franz Hinkelammert cuando dice que vivimos en una sociedad sin utopías. Y – lo que es peor – si es que existe alguna utopía, se trata de la utopía de una sociedad que no produce (ni producirá) más utopías. Así de claro y así de fuerte. Para que nos dejen tranquilos de una vez.

Precisamente uno de los aciertos del libro de Tamayo está en mostrar cómo y hasta qué punto la utopía es incontenible y, por tanto, sigue adelante en la historia. También en este momento, cuando más arrecia la contradicción del potencial conservador y de los intereses del integrismo más intransigente. En este sentido, la rehabilitación crítica de la utopía, que hace Tamayo, es una aportación seria y bien fundamentada para combatir la descomposición cultural que estamos soportando. Sólo por esto, la lectura de este libro resulta esperanzadora y reconfortante.

Las aplicaciones, que tiene este libro para el momento presente, son diversas e importantes,. Me permito destacar la que, a mi manera de ver, es la más apremiante: la salida de la crisis. Es un hecho que el poder ha pasado de los políticos a los especuladores de Bolsa y a su cohorte de tramposos banqueros (I. Ramonet). Hasta el día en que todos caigamos en la cuenta de la pavorosa verdad que entraña el hecho que acabo de apuntar, no salimos del pozo en que nos han metido. Es así. Los responsables capitales de lo que está pasando la tienen los grandes banqueros. Me refiero, ante todo, a cárter que forman una decena de grandes bancos internacionales (Barclays, Citigroup, JP Morgan Chase, Deutsche Bank, Credit Suisse…), que se ha organizado para gestionar la gran estafa.

De ellos dependemos todos. Se viene llamando a este tipo de banqueros los “bankster”, los “banqueros gangsteres”. Ellos son los que imponen a la Unión Europea, a la Sra. Merkel y a todos los demás las reglas del juego. El objetivo es claro: que el 1 % decida lo que tenemos que hacer el 99 % de la población mundial. Así, la desigualdad de derechos y de cargas está asegurada. En estas circunstancias, la utopía consiste en la convicción de que, todos unidos, podemos más que ellos. Lo que está ocurriendo con los desahucios es el resultado de la mejor utopía que estamos viviendo.

Leer más ...

Cuarenta años de ‘Jesucristo Liberador’ Leonardo Boff

Cuarenta años de ‘Jesucristo Liberador’ Leonardo Boff

Cuarenta años de ‘Jesucristo Liberador’

Leonardo Boff, Teólogo, filósofo y escritor
oct 092012

Traducción: ADITAL
Entre los días 7 y 10 de octubre se está realizando en São Leopoldo en el Instituto Humanitas de la Unisinos (universidad jesuita en Rio Grande do Sul), la celebración de los 40 años del surgimiento de la Teología de la Liberación. Allá se encuentran los principales representantes Latinoamericanos de esta teología, destacando, su primer formulador, el peruano Gustavo Gutiérrez. Curiosamente durante el mismo año 1971, sin que uno supiese de los otros, tanto Gutiérrez (Perú), como Hugo Assman (Bolivia), Juan Luis Segundo (Uruguay) y yo (Brasil), lanzábamos nuestros escritos, tenidos como fundadores de este tipo de teología. ¿No sería la irrupción del Espíritu que soplaba en nuestro Continente signado por tantas opresiones?

Yo, para burlar los órganos de control y represión de los militares, publicaba cada mes del año 1971 un artículo en una revista para religiosas ‘Sponsa Christi’ (Esposa de Cristo) con el título: Jesucristo Liberador. En marzo de 1972 reuní los artículos y arriesgué su publicación en forma de libro. Tuve que esconderme durante dos semanas, pues la policía política me buscaba. Las palabras “liberación” y “libertador” habían sido desterradas del lenguaje colectivo y no podían usarse públicamente. Costó mucho trabajo al abogado de la Editora Vozes, quien fuera soldado de las fuerzas brasileñas que combatieron en Italia al nazi-fascismo, poder convencer a los agentes represivos del régimen, que mi obra, era un libro de teología, con muchos rodapiés y citas de autores alemanes, que no amenazaba al Estado de Seguridad Nacional.

¿Cuál es la singularidad de este libro (actualmente ya en su 21ª edición)? El presentaba, fundamentada en una exegesis rigurosa de los evangelios, una figura de Jesús como libertador de diversas opresiones humanas. Con dos de ellas, el se confrontó directamente: la religiosa, expresada en la forma de fariseísmo de la estricta observancia de las leyes religiosas. La otra, política, la ocupación romana que implicaba reconocer al emperador, como “dios” y aceptar la penetración de la cultura helenística pagana en Israel.

A la opresión religiosa Jesús contrapuso una “ley” mayor, la del amor incondicional a Dios y al prójimo. Prójimo para él es toda persona a la cual me aproximo, especialmente los pobres e invisibles, aquellos que socialmente no cuentan.

Ante la opresión política, en vez de someterse al Imperio de los Césares, el anunció el Reino de Dios, un Delito de lesa-majestad. Este Reino suponía una revolución absoluta del cosmos, de la sociedad, de cada persona y una redefinición del sentido de la vida a la luz de Dios, llamado Abba, que significa papacito bondadoso y lleno de misericordia, que hace que todos puedan sentirse sus hijos e hijas, y al mismo tiempo, hermanos y hermanas entre sí.

Jesús actuaba con la autoridad y convicción del alguien enviado por el Padre, para liberar la creación herida por injusticias. Manifestaba un poder que aplacaba tempestades, curaba enfermos, resucitaba muertos y colmaba de esperanza a todo el pueblo. Algo realmente revolucionario iba a acontecer: la irrupción del Reino que es de Dios, pero también de los humanos por su repuesta comprometida.

Al enfrentar las dos opresiones, asumió un conflicto que lo llevó a la cruz. Por ello, no murió en la cama, rodeado de discípulos. Más bien, fue ejecutado en la cruz como consecuencia de su mensaje y de su práctica.

Todo indicaba que su utopía sería frustrada. Pero he aquí, que se manifiesta un hecho sin precedentes: la hierba no creció sobre su tumba. Mujeres anunciaron a los apóstoles que Él había resucitado. La resurrección no debe identificarse con la reanimación de su cadáver, como el caso Lázaro. Mas bien, hay que entenderla como la irrupción de un ser nuevo, que no está sujeto al espacio-tiempo y a la entropía natural de la vida. Por eso atravesaba paredes, aparecía y desaparecía. Su utopía del Reino, como transfiguración de todas las cosas, al no haber sido posible su realización global, se concretizó en su persona mediante la resurrección. Es el reino de Dios concretizado en él.

La resurrección es el dato mayor del cristianismo sin el cual no se sostiene. Sin este evento bienaventurado, Jesús sería como tantos profetas sacrificados por los sistemas de opresión. La resurrección significa la gran liberación y al mismo tiempo, una insurrección contra este tipo de mundo. Quien resucita no es un César o un Sumo Sacerdote, sino un crucificado. La resurrección da la razón a los crucificados de la historia por la justicia y el amor. Ella nos asegura que el verdugo no triunfa sobre la víctima. Significa la realización de las potencialidades ocultas en cada uno de nosotros: la irrupción del hombre nuevo. ¿Cómo entender a esta persona? Los discípulos le atribuían muchos títulos, Hijo del Hombre, Profeta, Mesías y otros. Por fin concluyeron: humano así como Jesús, sólo puede ser Dios. Y comenzaron a llamarlo Hijo de Dios.

Anunciar un Jesucristo liberador en el contexto de opresión que existía y aún persiste en Brasil y en América Latina era y es peligroso. No sólo para la sociedad dominante; también, para ese tipo de iglesia que discrimina a las mujeres y los laicos. Por lo que su sueño siempre será retomado por aquellos que se niegan a aceptar el mundo tal como existe. Quizás sea este el significado de este libro escrito hace 40 años.

Leer más ...

"Cuidar la vida. Cuestiones bioéticas"

"Cuidar la vida. Cuestiones bioéticas"

"Cuidar la vida", primer libro de Masiá en la colección RD-Herder

El libro se presentará este jueves, a las 19 horas, en el Colegio Mayor Chaminade de Madrid

"Cuidar la vida. Cuestiones bioéticas", primer libro de Juan Masiá en la colección Religión Digital-Herder

"Nunca antes la vida se había encontrado tan amenazada como hoy en día"

"Cuidar la vida. Cuestiones bioéticas", deJuan Masiá, sj.,  es el primer título de la nueva colección de libros que lanzan el principal portal de información socio-religiosa en castellano, Religión Digital y la prestigiosaHerder Editorial, referente en filosofía y religión. El libro se presentará este jueves 20 de septiembre, a las 19 horas, en el Colegio Mayor Chaminade (Paseo Juan XXIII, 9 de Madrid, Metro Metropolitano).

Se trata de una colección divulgativa, pero con rigor, en la que se abordarán todos los temas relacionados con la teología, el diálogo fe y sociedad y los actuales signos de los tiempos con autores de primer nivel.

El primer título de esta colección en palabras de su autor, uno de los mayores expertos mundiales en bioética, Juan Masiá S.J.: "El tema de la bioética es, dicho en dos palabras, cuidar la vida. Nunca hemos tenido tantas posibilidades de cuidarla como en la actualidad, referente a aspectos relacionados con multitud de factores: higiene, sanidad, ginecología, pediatría, geriatría, trasplantes, paliativos, transgénicos... Pero nunca antes la vida se había encontrado tan amenazada como hoy en día: guerras, violencias, reparto injusto de los bienes, abusos de la tecnología, destrucción del entorno... En la actualidad podemos cuidar la vida más y mejor, pero también podemos destruirla con mayor facilidad".

Según Masiá, "en el encuentro de éticas laicas y perspectivas religiosas, las posturas teológicas han de renunciar al dogmatismo y al monopolio de la moral. En el interior de las éticas teológicas, hay que hacer posible la discrepancia sin disidencia frente a las instancias magisteriales y la crítica de la tradición con fidelidad creativa".

El autor
Juan Masiá Clavel, jesuita residente 40 años en Japón, profesor de Antropología y Bioética en las Universidades Sophia (Tokyo, 1970-1989) y Comillas (Madrid, 1989-1998), ex-Director de la Cátedra de Bioética de la U.P. Comillas (2004-2006), es actualmente investigador del Instituto Interreligioso para la Paz (WCRP, Tokyo) y profesor de Ética en las universidades de Bunkyo, Sophia y Santa Catalina (Japón).
Ha publicado en japonés, entre otras, las obras siguientes: Temas de Bioética, Teología de la liberación, Anatomía de la moral. Entre sus publicaciones en español: El animal vulnerable (1997), Bioética y Antropología (1998), Moral de interrogaciones (2000), Tertulias de Bioética (2005), Bioética y Religión (2007), Vivir en la frontera (2009).

Extractos

Bioética
"Bioética es una ética de la gestión responsable de la vida humana en el marco de los rápidos avances biomédicos, hay que replantear los límites de lo terapéutico o las fronteras entre terapia e investigación".

Ciencia y fe
"Ciencia y fe se hallan emparentadas. La ciencia es hija de «doña Interrogación». La fe es hija de «doña Escucha». Las madres se asemejan, con herencia genética de audacia y decisión, en incertidumbre. La interrogación científica crea hipótesis, confiando en los descubrimientos. La escucha fiduciaria se atreve a esperar que se desvelen revelaciones. Ambas son capaces de buscar, cuestionar y cambiar de parecer ante la presencia de nuevos datos, sin dejarse contagiar por el sín¬drome del miedo al relativismo. Pero las ideologías, ya sea con máscara de ciencia o de fe, ni dudan ni inquieren: se aferran a certezas engañosas, anhelando seguridades. Pseudociencia y pseudoreligión son el uniforme de fanatismos dogmáticos".

¿Bebé-medicamento o bebé-esperanza?
"Cuando se anunció en los medios que una familia buscaba, mediante selección genética, un hijo que salvase como donante la patología de su hermano enfermo, me alegré ante «una criatura que nace dando vida» y propuse no hablar de selección, sino de solidaridad genética. Me desagrada que se llame «bebé-medicamento» a la cria-tura procreada así. Hay calificativos mejores: «bebé-esperanza», «vida que nace dando vida», «criatura esperanzadora y solidaria», etc. «Bebé-medicamento», nombre por desgracia arraigado en titulares, proviene de las quejas de un portavoz episcopal, para quien esa criatura representa un medio o medicamento y no una persona. Pero ese recién nacido no es cosa, sino persona; no es medicamento, sino hermano solidario, donante de vida al hermano y alegría para su padre y madre, que con amor lo procrearon".

Jugando a ser Dios
"Muy manida es la expresión Playing God, «jugar a ser dioses o aprendices de brujo», tanto para promocionar ese juego como para criticarlo. Habría que decir, con más optimismo científico y filosófico, que es misión conferida al ser humano por el mismo Dios el jugar el papel creador, con tal de que lo haga responsablemente. Si la manipulación biológica desembocase en la aparición de nuevas formas de vida en el laboratorio, no sería sino un resultado más de la creatividad puesta por el creador en las criaturas. Dios ha creado criaturas creadoras que cooperan en la creación, dice la teología renovada más reciente".

Acoger el proceso prenatal
"Lo leímos en un boletín parroquial, que se quejaba así: «Fabricar niños en el laboratorio es impropio de la dignidad humana, porque se trata de un acto de producción. Los niños no se deben producir, hay que procrearlos». Lo afirmaba un teólogo, vocero oficial de un episcopado, conocido en los medios por sus frecuentes intervenciones pesimistas y condenatorias. Habrá que corregir su texto, si aspira a un aprobado en ética. Porque la fecundación médicamente asistida es auténtica procreación, es decir, cooperación a la obra creadora: la nueva criatura viene al mundo mediante un proceso en el que es engendrada, gestada y alumbrada. Sus progenitores, su familia y la sociedad más cercana acogen esa nueva vida acompañando el proceso de su nacimiento".

Aborto
"En situaciones límite, el aborto conlleva serios conflictos morales. Pero no deberían formularse como colisión de derechos entre madre y feto, sino como conflicto de deberes en el interior de la conciencia de quienes quieren (incluida la madre) proteger ambas vidas, la de madre y la del feto. En los casos trágicos no hay soluciones prefabricadas. Se requiere flexibilidad para no condenar ninguna de las diversas posturas adoptadas en esas situaciones por diversas personas. Las campañas de mal gusto -por ambos extremos, pro abortistas y antiabortistas- impiden el debate ecuánime. Ni las religiones deberían enarbolar banderas de excomunión, ni las presuntas posturas defensoras de la mujer deberían jugar demagógicamente con la apelación a derechos ilimitados de esta para decidir sobre su cuerpo en supuesta colisión con la exigencia de respeto por parte del feto. El aconsejamiento moral o religioso, así como el psicológico, cumplen su papel de acompañar a las personas en sus tomas de decisión, pero sin decidir en su lugar ni condenarlas".

Situaciones terminales
"Lo principal en situaciones terminales no es trazar una línea para decidir si se pone un calmante, o si se retira la prolongación artificial de la vida biológica. Lo decisivo es cómo humanizar el proceso de morir. Lo deshumaniza la prolongación inútil de la agonía con recursos tecnológicos exagerados, así como el no aliviar el dolor, paliar o sedar, por miedo a ser acusados de acelerar la muerte. Se hace así difícil asumir la propia muerte y acompañar a quienes mueren".

RD/Herder, 17 de septiembre de 2012 a las 09:36

Leer más ...

Martín Velasco: "Ojalá escuchéis su voz"

Martín Velasco: "Ojalá escuchéis su voz"


Presentación del libro de Juan Martín Velasco

El Colegio Mayor Chaminade acogió la presentación de "¡Ojalá escuchéis su voz!" (PPC)

Martín Velasco: "No se trata de refundar la Iglesia, sino de darle un rostro creíble para los hombres de nuestro tiempo"

Laboa: "Somos una generación 'perdida' porque descubrimos el Concilio"

Jesús Bastante, 25 de mayo de 2012 a las 09:33

(Jesús Bastante).- No fue un homenaje, porque él mismo no lo hubiera permitido, pero se le pareció mucho. El Colegio Mayor Chaminade de Madrid acogió ayer la presentación de "¡Ojalá escuchéis su voz!", la última obra del profesor Juan de Dios Martín Velasco que edita PPC y que recoge buena parte de sus últimos artículos publicados en 21RS y la revista dominical. Junto a él, distintas generaciones de cristianos y, en el ambiente, un aroma -tal vez nostálgico- a Concilio Vaticano II.

"He hablado de la Iglesia, para bien y para mal, expresando el dolor al ver cómodeterminadas formas de realizarse en la iglesia parecen no ser fieles al Evangelio", apuntó el autor, que fuera rector del Seminario de Madrid en tiempos de Tarancón, y maestro de muchos de los que allí acudieron a reconocer su obra y su vida. A sus 78 años, aseguraba "haberlo hechodesde el interior de la Iglesia, y desde el amor a la Iglesia, y siempre incluyéndome en la crítica".

Una crítica que basa en distintas convicciones: "Lo primero, Dios", Lo segundo, "no sin los otros. Que mi visión de las cosas dialogue con la que otros ofrecen de su realidad". Y es que "Dios nos está hablando todos los días" y la clave está, entonces, en "escuchar precisamente hoy". Sin rendir absoluta pleitesía a las mediaciones ni caer en el error de considerar que las propias "tienen el monopolio exclusivo de la verdad".

"Hay que relativizar la idea de encerrar a Dios en un conjunto de doctrinas y de verdades", recalcó Martín Velasco, quien insistió en que "nuestra fe es sólo fe en Dios, aunque profundamente eclesial. No se trata de refundar la Igleia, ni de crear una Iglesia paralela, sino darle un rostro creíble para los hombres de nuestro tiempo. Una Iglesia intelectualmente habitable, compañera del sufrimiento de la Humanidad".

A su lado, Juan María Laboa reivindicó a la que dio en llamar, en palabras del Nuncio Tagliaferri, "generación perdida". "No debimos ser tan malos, porque algunos, como el cardenal Rouco, también son de nuestra edad". Tal vez, apuntó Laboa, les tachen de"peligrosos" por "haber encontrado el Concilio", frente a otras generaciones "que han llegado decir que Jesús era un burgués porque era hijo de un carpintero, o que no quieren concelebrar porque la Eucaristía es entre él y Dios. ¿Cómo van a rezar en comunidad, si no entienden?".

Sobre el libro, pero también sobre esa generación, Laboa reivindicó la búsqueda de la "democracia", entendida como "la igualdad de los hijos de Dios. Es un libro que nos respalda, da argumentos, es fácil de leer, y nos muestra cómo convivir, dentro de la Iglesia, gentes de distintas sensibilidades... Y es que tal vez estamos todos un poco perdidos, y esto puede centrar a unos y a otros".

Por su parte, Luis Aranguren, de PPC, destacó la "teología de la vida cotidiana" que se refleja en los escritos de Martín Velasco, "un auténtico regalo para movernos en la Iglesia en estos tiempos de incertidumbre". "Juan nos reconforta, sacude y espabila, porque si bien es cierto que una forma de Cristianismo se está desmoronando, entre sus ruinas están apareciendo cosas nuevas, desde dentro".

Había distintas generaciones en la presentación de ayer. Representando a la de aquellos que no vivimos durante el Concilio se encontraba Mª Ángeles López, redactora jefe de 21RS, quien recordó cómo uno de sus primeros "fichajes" para la entonces Reinado Social fue precisamente el de Martín Velasco. "Un hombre sabio, tranquilo, sencillo, humilde, bienhumorado, generoso", cuyas ideas "siguen vigentes y son motivos de esperanza, de inclusión, de una Iglesia de fraternidad".

Finalmente, José Luis Segovia, alumno como tantos de Martín Velasco en el Seminario de Madrid, reivindicó la figura del autor, "que nos enseñaba sobre Dios, y no hablaba sólo de oídas sobre Él". Segovia destacó la pasión del homenajeado por "facilitarnos el acceso al Misterio de Dios, al de un Dios al que tenemos que dejar ser Dios, sin olvidar el riesgo permanente de idealizar las mediaciones. Hay que relativizar lo relativo, y absolutizar lo absoluto".

Para Segovia, Martín Velasco "apuesta decididamente por lo cristiano como estilo de vida, y por la Iglesia del Concilio Vaticano II, alejándose de cualquier restauracionismo o giro copernicano", y defendiendo "un ministerio abierto al diálogo con el mundo y capaz de vivir en la horizontalidad y la fraternidad".

Leer más ...

Secciones

 
Somos represemtamtes de mas de 3000 profesionales, ¿Te interesa? Contáctanos