LOS PROFESORES DE RELIGIÓN NO SOMOS LA SOLUCIÓN DE LOS INTERINOS DESTACADO destacado

Desde FEPER queremos agradecer a CCOO acordarse de los profesores de religión, pero tenemos que decirle que los profesores de religión NO SOMOS LA SOLUCIÓN de los interinos, ni tampoco su problema.

También queremos recordarle la necesidad de un mayor diálogo y de consenso con los profesores de religión, algo que no podemos decir que sea la principal virtud de CCOO de Extremadura, si exceptuamos los años entre el 2002 y el 2006. Nos situamos con respeto a la posición que CCOO tiene sobre el currículo de la religión confesional en la escuela pública, que entendemos que es otro debate, y en nuestra respuesta queremos centrarnos en la condición de trabajadores de la administración pública.

Queremos dar respuesta a la llamada que hace la Federación de Enseñanza de CCOO de Extremadura el día 1 de junio a la Consejería de Educación, en la que pide que los profesores de religión seamos pagados por la iglesia y que con eso se dejaría sitio a 500 interinos.

Cada colectivo tiene sus problemas, sin duda ahora los interinos tienen muchos, y los profesores de religión llevamos muchos años teniéndolos y ahora con la que está cayendo se nos aumentan. Pero en ningún caso somos la solución de los interinos, porque eso es ningunearnos, por no decir insultarnos, es ignorar que SOMOS EMPLEADOS PÚBLICOS, y proponer que la solución es echarnos para relevarnos por otros, es ignorar que la Administración Pública tiene obligaciones con sus empleados y nosotros somos empleados de la Administración Pública. ¿Por qué habría de cambiar a los que ya son sus empleados? ¿Acaso no ejercemos función docente? No quisiera utilizar el argumento manido de que acaso somos españoles de 2ª, lo cuál afectaría a nuestra dignidad y a nuestros derechos humanos fundamentales, ni el argumento de que nuestra función pública fuese de 2ª por no ser del agrado de algunos.

Teníamos entendido que CCOO defendía a los trabajadores por su condición de trabajadores. Así ha defendido a los trabajadores de las fábricas de armas, sin que por eso hayamos dicho nadie en la sociedad, y menos los profesores de religión, que CCOO defiende la fabricación de armas, precisamente amprándose en la condición de trabajdores. Ahora resulta que en el sector de educación CCOO sólo defiende a algunos trabajadores y desprecia a otros, al poner a los unos como alternativa de los otros. Para CCOO de Extremadura resulta que los empleados públicos que desempeñan la función de profesores de religión en la escuela pública no son dignos de ser defendidos en su condición de trabajdores públicos y son intercambiables por otros. Y una cosa es defender que se retire la religión del curriculo escolar y otra ignorar que los profesores de religión seamos empleados públicos.

Son conocidas las posiciones laicistas de CCOO y está en su derecho así como del laicismo excluyente o del integrador y los planteamientos ideológicos y las directivas de acción sindical que aprueben sus bases. Faltaría más, y no seré yo quien dé lecciones de sindicalismo a CCOO. Pero SÍ LE EXIJO UN RESPETO POR NUESTRA CONDICIÓN DE TRABAJADORES Y DE EMPLEADOS PÚBLICOS.

CCOO ahora lo que propone es ni más ni menos cambiarnos de empresa, de empleador. Gracias por velar por nosotros, pero ¿nos va a defender más y mejor que hasta ahora frente a la nueva empleadora? ¡Claro que con defensores así, para que queremos enemigos?

APREx-FEPER