Área de Religión

Secciones


Jesús, indignado con el patriarcado. Juan José Tamayo, teólogo

Jesús, indignado con el patriarcado. Juan José Tamayo, teólogo

Indignado con el patriarcado

Juan José Tamayo, teólogo

Jesús mostró su indignación de manera especial con la sociedad y la religión patriarcales de su tiempo. El cristianismo histórico ha mantenido oculta esa actitud durante muchos siglos, ya que las iglesias cristianas se han configurado patriarcalmente y necesitaban legitimar dicha configuración a través de una imagen igualmente patriarcal del propio Jesús, de su mensaje y su práctica.

Tampoco la exégesis y la teología fueron capaces de descubrir esa indignación, ya que han operado hasta muy recientemente con métodos histórico-críticos androcéntricos, que resultaban patriarcales en la comprensión de la realidad, en la traducción e interpretación de los textos y en las imágenes que ofrecían de Jesús en la predicación, la catequesis, los tratados
de teología y los libros de piedad.

Hoy, gracias sobre todo a la hermenéutica y a la teología feministas
de la sospecha y a los estudios de antropología cultural y de sociología del Nuevo Testamento, del cristianismo primitivo y del
Jesús histórico, se está poniendo de manifiesto la centralidad de la indignación de Jesús contra el patriarcado religioso, político, social y jurídico de su tiempo.

Jesús reconoce a las mujeres la dignidad que el judaísmo ortodoxo les negaba en todos los órdenes. Pone en cuestión las leyes penales
que condenaban con más severidad a las mujeres que a los varones, como la lapidación por adulterio y el libelo de repudio. En la escena
evangélica de la mujer adúltera hay dos elementos a tener en cuenta en la conducta de Jesús: a) echa en cara a los acusadores su doble
moral; b) perdona a la mujer, eximiéndola del castigo que le imponía la ley.

Valora muy positivamente el gesto generoso de la mujer que se presenta en casa del fariseo Simón, donde estaba Jesús comiendo,
y derrama sobre él un frasco de perfume, lo que demuestra cercanía, e incluso ternura, hacia Jesús y reconocimiento simbólico de su mesianidad. En otra ocasión Jesús osa afirmar, con harto escándalo para las autoridades religiosas, que las prostitutas, los pecadores y
los publicanos precederán en el reino de los cielos a los fieles cumplidores de la ley.

Tal modo de actuar entra en confl icto con la rigidez de los guardianes de la ley.
Pone en marcha un movimiento igualitario de hombres y de mujeres, donde el sexo no es motivo de discriminación ni de reconocimiento
especial en el movimiento de Jesús.

El elemento común a unos y otras dentro del grupo es el seguimiento del Maestro, que exige: compartir su estilo de vida pobre, acoger su
enseñanza y anunciar el reino de Dios como buena noticia a las personas pobres y marginadas.

Así lo pone de manifi esto un texto de Lucas que ha pasado desapercibido durante mucho tiempo: Lc 8, 1-3. Jesús reconoce a las
mujeres la dignidad y la ciudadanía que les negaban la religión, la sociedad y el Imperio romano. La actitud integradora e inclusiva de
Jesús provocó necesariamente confl icto, constituyó un desafío a las estructuras patriarcales del judaísmo y a su discurso androcéntrico, e implicaba un cambio revolucionario no solo en el terreno religioso, también en el político y el social.

Las mujeres jugaron un papel determinante en la expansión del movimiento de Jesús fuera de las fronteras de Israel. Así parecen
indicarlo dos relatos evangélicos pertenecientes a dos tradiciones diferentes: el de la Samaritana, difusora de la Buena Noticia de Jesús en medio de un pueblo heterodoxo a los ojos de los judíos (Jn 4), y el de la Sirofenicia, mujer pagana que pide a Jesús la curación de su hija, poseída por un espíritu inmundo (Mc 7, 24-
30; Mt 15, 21-28) y consigue vencer sus iniciales resistencias, hasta convertirlo a la concepción universalista de la salvación.

Pero donde se rompen todos los esquemas patriarcales de la sociedad y la religión judías es en los relatos de la Resurrección.
Las mujeres, cuyo testimonio carecía de todo valor en los juicios porque se las consideraba mendaces por naturaleza, aparecen como las
primeras testigos del Resucitado. Los Doce aparecen como testigos indirectos que acceden al conocimiento de la resurrección a través
de las mujeres. La actitud de aquellos ante el testimonio de las mujeres concuerda con el comportamiento adoptado durante el proceso
de Jesús: si entonces huyeron, ahora se muestran reticentes y desconcertados.

Como judíos misóginos, no creen a las mujeres.
Tal fue el empoderamiento que dio a las mujeres la experiencia de la Resurrección que Pablo las excluyó de la lista de las apariciones,
sustituyéndolas por los Doce y a María Magdalena por Pedro (1 Cor 15, 3-8). Pero ello no fue óbice para que el mismo Pablo reconociera la igualdad entre los hombres y las mujeres (Gálatas 3,26-28) y para que estas tuvieran responsabilidades directivas en las comunidades paulinas.

Coincido con Suzanne Tunc: “¡Ellas (las mujeres) son el eslabón
indispensable de la transmisión del mensaje evangélico, e incluso el eslabón esencial para nuestra fe en Cristo resucitado”. Y voy más
allá todavía: sin el testimonio y la experiencia de la Resurrección por parte de las mujeres, no hubiera nacido la Iglesia cristiana.

Ellas se encuentran en los orígenes y en el primer desarrollo del cristianismo. Después sufrieron una marginación que dura hasta hoy, sin visos de cambio, al menos institucionalmente.
En las bases, sí hay cambios, que han dado lugar al nacimiento de la teología feminista.

(Información publicada en el periódico Escuela Nº 3946 del 24/5/2012)

Leer más ...

La clase de religión evangélica será de oferta obligatoria en los centros públicos andaluces

La clase de religión evangélica será de oferta obligatoria en los centros públicos andaluces

Protestantes andaluces

Acuerdo entre la Consejería de Educación y el Consejo Evangélico de Andalucía (CEAA)

La clase de religión evangélica será de oferta obligatoria en los centros públicos andaluces

Será impartida por profesorado propuesto por las propias iglesias protestantes

Redacción, 06 de abril de 2012 a las 12:23

La enseñanza de la religión evangélicaserá de oferta obligatoria para los centros docentes sostenidos con fondos públicos de Andalucía a partir del próximo curso escolar 2012-2013, según se recoge en un convenio de colaboración firmado entre la Consejería de Educación y el Consejo Evangélico Autonómico de Andalucía (CEAA).

Según dicho acuerdo, al que ha tenido acceso Europa Press, la Administración educativa adoptará las "medidas necesarias" para garantizar al alumnado del segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato que lo solicite "el derecho a recibir enseñanzas de religión evangélica" en los centros públicos y concertados  siempre que, en el caso de estos últimos, "el ejercicio de tal derecho no entre en conflicto con el carácter propio del centro, así como a cuantos pudieran estar interesados en acceder al centro".

De esta manera, la enseñanza de la religión evangélica constituirá un área o, en su caso, una materia de currículum para los estudiantes cuyos padres, madres o tutores, o ellos mismos, en caso de mayoría de edad, hayan manifestado su decisión sobre laasistencia a la misma. Se cumple así una "gran reivindicación" del colectivo evangélico en Andalucía, la de "facilitar desde las Administraciones públicas la libertad religiosa" y la de "normalizar y equiparar" la evangélica con otras religiones, según explica a Europa Press el presidente del CEAA, Luciano Gómez.

Para organizar la enseñanza de esta religión, que Gómez prevé que sea solicitada el próximo curso por unos 4.000 escolares andaluces, la dirección de los centros escolares recabará por escrito y al principio de cada etapa educativa (o en la primera adscripción del alumno al centro) su decisión sobre la asistencia de los alumnos al área o materia de religión evangélica y organizará, conforme a ello, dicha enseñanza, que será impartida por profesorado propuesto por las iglesias a través de los Consejos Provinciales dependientes de la Consejería de Educación del Consejo Evangélico Autonómico.

Estos profesores evangélicos formarán parte, a todo los efectos, del Claustro de Profesores de los respectivos centros públicos y concertados en los que trabajen y, salvo que pertenezcan a los cuerpos docentes del Estado, serán "personal laboral" y se les aplicará lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores, en la Ley Orgánica de Educación y en el Real Decreto de junio de 2007 sobre la relación laboral de los profesores de religión.

FALTAN PROFESORES ACREDITADOS

Según Luciano Gómez, precisamente uno de los "problemas" que el Consejo Evangélico tiene en estos momentos es que no cuenta con suficiente profesorado para cubrir la demanda de esta enseñanza, algo que espera poder solventar de cara al curso 2013-2014. En la actualidad, el CEAA cuenta con poco más de medio centenar de maestros formados espiritualmente y que pudieran incorporarse el año que viene a las aulas. Insuficientes, sin embargo, si se cumplen las mejores expectativas de este colectivo y se matriculan los 4.000 menores que en Andalucía profesan esta religión.

Sea como fuera, gracias a este nuevo convenio de colaboración, la enseñanza de la religión evangélica estará garantizada en los centros escolares de la comunidad a partir del próximo curso, lo que evitará, tal y como advierte Gómez, que las familias evangélicas puedan volver a encontrarse con "alguno de los desajustes, contratiempos o dificultades" que, hasta la fecha, "se han podido producir en algunos centros" al respecto de esta religión. (RD/Ep)

Leer más ...

El dolor de la Iglesia

El dolor de la Iglesia

El dolor de la Iglesia

José María Castillo, teólogo

Teología sin censura

Escribo esta breve reflexión el día de san José. Hoy se celebra en la Iglesia el “Día del Seminario”, el día de las vocaciones sacerdotales. Y esto precisamente es lo que me lleva a pensar en el dolor de la Iglesia. Pienso en la Iglesia como lo hace el concilio Vaticano II: “el conjunto de todos los creyentes que miran a Jesús como autor de la salvación” (LG 9, 3). Cuando se piensa así en la Iglesia, resulta inevitable sentir el dolor de esta Iglesia, que se ve cada día más desamparada, más desprotegida y me temo que, también cada día, más desorientada.

Digo estas cosas porque, en las últimas semanas, en pocos días, han fallecido cinco sacerdotes, amigos de toda la vida, que han dedicado su larga vida a trabajar por el bien de la Iglesia y por el bien de todos aquellos a los que la Iglesia ayuda y quiere seguir ayudando. Como es lógico, mi dolor tiene su razón de ser más inmediata en el vacío que dejan los amigos que se nos van para siempre. Pero, más allá de eso, es el dolor del que ve a esta Iglesia tan desamparada. ¿Por qué? Por dos razones, que explico lo más brevemente que me es posible.

La primera razón está a la vista de todo el mundo: cada día hay menos sacerdotes; y los que van quedando, cada día son más ancianos, con sus lógicas e inevitables limitaciones. Y mientras tanto, los seminarios medio vacíos, algunos casi vacíos y no pocos se han cerrado. A la casi totalidad de los jóvenes, ni ofreciéndoles un puesto de trabajo seguro y un sueldo (sobrio) seguro, no les interesa este trabajo. Si es que se puede decir que tiene “vocación” un individuo que se mete a cura por ganar dinero y por tener un trabajo fijo.

Así las cosas, aumenta de día en día el número de pueblos sin párroco, el número de parroquias sin misa, sin sacramentos, sin catequesis… Además, una situación como ésta no se arregla en un año. Ni en varios años. La Iglesia se ha metido en un fangal del que no sabemos ni cuándo, ni cómo podrá salir.

La segunda razón de mi dolor es que esta situación se tenía, y se podía, haber resuelto hace mucho tiempo. Jesús no instituyó el sacerdocio. Ni en los primeros tiempos de la Iglesia hubo en ella sacerdotes. Había “ministerios”, que tenían un carácter meramente organizativo y administrativo. Y que variaban de unas comunidades a otras. Cada “iglesia” tenía libertad para organizarse como creía que era más conveniente, según las circunstancias y necesidades de cada lugar. Por tanto, no había ninguna necesidad de organizar todo este montaje del clero y de los sacerdotes como administradores de los sacramentos.

¿No podría la Iglesia repensar este estado de cosas muy en serio y tomar decisiones audaces? No hay ninguna cuestión de fe que lo impida. Es un asunto meramente organizativo. Si hubo un tiempo en que la Iglesia funcionó sin clero, ¿por qué no podría hacerlo hoy? Yo tengo la convicción de que el tiempo del clero y de los sacerdotes se está acabando. Pienso, por tanto, que la Iglesia tiene que organizarse de otra manera. Y es evidente que, cuanto antes lo haga, será ganar tiempo. Se podría pensar, como pasos intermedios, en el sacerdocio de las mujeres o de los curas casados.

Pero yo creo que, si se piensa con amplitud de miras, todo eso son parches que no van al fondo del problema. Para bien de la Iglesia misma. Y de todos aquellos a los que la Iglesia puede prestar algo de ayuda y ofrecerles una esperanza que tanto necesitamos, vamos a tomar en serio, muy en serio y sin miedo, la forma de salir, cuanto antes, de este estancamiento que no lleva a ninguna parte.

Leer más ...

La iglesia y los dineros Joxe Arregi, teólogo

La iglesia y los dineros Joxe Arregi, teólogo

CUANDO digo “iglesia”, no me refiero a la “Iglesia” propiamente dicha: la gran comunidad de Jesús, discípulas y discípulos, hermanas y hermanos de Jesús que miran y aman el mundo con los ojos de Jesús, que disfrutan de la Vida y sienten compasión con las entrañas de Jesús. Santa Iglesia de Jesús sin límites de catecismos ni pretensiones de verdad ni monopolios de virtud. No. Cuando aquí digo “iglesia”, me refiero a la institución, la jerarquía, el aparato eclesiástico: “iglesia” con minúscula.

¿Qué le pasa a la iglesia con el dinero? Pues le pasa exactamente lo mismo que nos pasa a casi todos: codicia, avaricia y dependencia. Pero si es así, y todo indica que es así, está de sobra Jesús, el Evangelio está de más, y harían bien los obispos en apearse de todo ese montaje, o en renunciar a llamarlo “Iglesia” y en dejar de tomar el nombre de Dios en vano. Cuando lo más sagrado se mezclan con los dineros (o con el poder), la religión se convierte en sacrilegio.

No vengo a denunciar la riqueza del clero. El clero no es rico, no lo es al menos por el sueldo que cobra ni por los ahorros de sus cuentas. El clero es más bien pobre y en general es muy austero (por lo demás, entre los curas que conozco, nadie se hizo cura para “tener un trabajo fijo” -¡qué mal gusto, por Dios, y qué despropósito!- , como dice este año la publicidad del día del Seminario que se celebra mañana, día de San José; un seminario que necesita de tal marketing me parece a mí una mala empresa, además de un muy mal seminario). Hasta los obispos son en general pobres y austeros.

Pero el hecho es que la iglesia (en minúscula: la institución eclesiástica, incluyendo en ella las numerosas congregaciones y órdenes religiosas) es propietaria de inmensas riquezas, en particular inmuebles. ¿De quién son esas riquezas y para quién? ¿De quién acabarán siendo esas innumerables propiedades de la iglesia: templos, ermitas, casas (parroquiales o no), fincas, parcelas, monasterios, conventos, monumentos, colegios, clínicas, hoteles y casas de espiritualidad (o lo primero bajo nombre de lo segundo)?

La iglesia católica es, como se sabe, una de las mayores propietarias inmobiliarias de este país. En tiempos pasados, y de buena o de mala gana, una sociedad enteramente católica puso todos esos bienes en manos de las instituciones eclesiásticas o religiosas. Sea. Eran otros tiempos. Pero hoy, en una sociedad donde los católicos ya son franca minoría y disminuyen sin cesar, ¿es justo que la iglesia católica siga gozando de tantas propiedades y en condiciones tan ventajosas? No pregunto si esta situación es evangélica, a saber, si responde al Espíritu de Jesús. Huelga la pregunta, de tan evidente que es la respuesta. Pregunto si esta situación es justa, si es éticamente admisible. Me parece que no lo es.

La iglesia católica, como también se sabe, está exenta del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). Justamente, acaba de plantearse en el Congreso español la exigencia de que la iglesia española pague el IBI, como parece que va tener que hacerlo la poderosa iglesia italiana. (Dicho sea de paso: ¡qué casualidad que al Partido Socialista se le haya ocurrido justamente ahora que no gobierna una exigencia que estuvo en su mano imponer a la iglesia pero no lo hizo mientras gobernaba!).

La iglesia institucional, como era de esperar, ha puesto ya el grito en el cielo. Pero no le hemos oído citar al respecto ninguna frase del Evangelio, ningún dicho de Jesús (¿cómo podría hacerlo? En balde buscaría ningún dicho de Jesús en su favor en toda esta cuestión). Se ha limitado, como era también de esperar, a defender sus intereses enmascarados de derechos o incluso de caridad. Vayamos por partes.

Primero: intereses enmascarados de derechos. “La iglesia católica -se nos dice- no goza de ningún privilegio en cuestión de IBI, pues se le aplica la misma ley que rige para los bienes inmuebles de todas las asociaciones sin ánimo de lucro”. Que digan los expertos si es o no es así, pero yo apostaría a que, también en lo que se refiere al Impuesto de Bienes Inmuebles, la iglesia católica goza de muchos privilegios si la comparamos con otras religiones o asociaciones o fundaciones sin ánimo de lucro. Eso por un lado.

En cuanto a que las instituciones católicas posean “sin ánimo de lucro” tantos bienes inmuebles como poseen, ¿qué queréis que os diga? Toda la credulidad del mundo no bastaría para creerlo. ¿Cómo es que la iglesia institucional posee tantas casas, fincas, conventos, monumentos, colegios, clínicas y hoteles sin ánimo alguno de lucro? Misterio. Y si de verdad no tienen ánimo de lucro, ¿cómo es que les cuesta tanto deshacerse de tantos bienes? Otro misterio.

Segundo: intereses enmascarados de altruismo o incluso de caridad. “No hay en el Estado -se apresuran a decir los obispos sacando pecho- ninguna institución que desempeñe una labor social tan altruista y caritativa como la Iglesia. ¿Qué sería, por ejemplo, si los colegios religiosos dejaran de escolarizar a casi la mitad de nuestra sociedad? ¿Y qué sería de tantos y tantos pobres si no existiera Caritas, que depende de la iglesia? Vosotros, socialistas e izquierdosos todos, ¿queréis acaso fiscalizar la caridad, someterla a impuestos?”.

Yo también pienso que casi todos los colegios y universidades religiosas desempeñan una magnífica labor educativa -y lo hacen tanto mejor cuanto más libres son de las directrices de la jerarquía eclesiástica-, pero no es la iglesia institucional sino los padres (religiosos o no) de las alumnas/os los que pagan (muy religiosamente) de su propio bolsillo la esmerada educación que reciben sus hijas e hijos en esos centros religiosos. Se puede discutir si los centros educativos ahorran algo al Estado, pero en ningún caso el mérito sería de las instituciones religiosas, sino de los sufridos padres que pagan.

En cuanto a Caritas… ¡Qué feo es apelar a Caritas, admirable Caritas, para justificar el injustificable apego de la iglesia al poder, al privilegio y al lucro! ¿No pretenderán hacernos creer que son los obispados, despojándose de sus bienes o vaciando sus tesoros, los que proporcionan a Caritas las enormes sumas de dinero que permiten comer y vivir y tener una casa a tanto necesitado? Caritas sí es evangelio puro. Caritas sí es auténtica Iglesia de Jesús.

La historia de la Caridad sí es la verdadera historia de la verdadera Iglesia. Pero el mérito no es de la iglesia con minúscula. Y mencionar a Caritas para justiciar la exención del IBI es puro sofisma. El dinero que gestiona y distribuye Caritas -por cierto, de manera muy fiable- no es dinero de la iglesia, es dinero de la gente, dinero de gente compasiva y generosa, religiosa o no religiosa, afín u hostil a la iglesia católica. Y aunque no existiera Caritas, la Caridad seguiría existiendo, y estoy seguro de que la gente buena seguiría dando de su dinero para la gente necesitada.

Jesús, el profeta manso y resuelto, el que expulsó y seguiría expulsando a los mercaderes del templo, dijo: “No podéis servir a Dios y al Dinero”. Y también dijo: “El que tenga oídos para oír que oiga”.

Leer más ...

José Cabrera: "El Cristianismo es la única religión del mundo cuyo Dios muere"

José Cabrera: "El Cristianismo es la única religión del mundo cuyo Dios muere"

José Cabrera, médico forense

El médico forense publica "CSI: Jesucristo" (Atanor)

José Cabrera: "El Cristianismo es la única religión del mundo cuyo Dios muere"

"Es curioso: a Cristo lo mataron por blasfemo y a los cristianos por ateos"

Jesús Bastante, 17 de marzo de 2012 a las 16:46

(Jesús Bastante).- "Es curioso: a Cristo lo mataron por blasfemo y a los cristianos por ateos". José Cabrera es médico forense. Ha intervenido en numerosos programas de televisión y radio, y acaba de publicar el libro "CSI: Jesucristo", editado por Atanor. En él plantea, con las técnicas que hay ahora, cuál fue o cuál pudo ser la muerte de Jesús.

-¿De qué murió Jesús?
-La gente dirá, ¡le crucificaron! Pero a mí me interesa que los creyentes y los no creyentes entiendan lo que significaba en aquella época morir en la cruz. Era un tormento tan brutal, que nos es imaginable hoy día. Hoy se sigue muriendo, pero no de esa manera. Cristo murió porque fue torturado. Antes de ser clavado en la cruz estaba ya muy mal.

-¿O sea que a la cruz llegó casi muerto?
-Casi muerto, sí. De hecho, en la cruz debió estar vivo entre dos y tres horas máximo. Cuando hay referencias históricas de gente crucificada que ha vivido días colgado en la cruz.

-¿Por eso a los otros dos les quebraron las piernas, y a Jesús no?
-Efectivamente, por eso el centurión, como de todos es conocido, le tiene que atravesar el corazón. Para no romperle las piernas, como dicen los profetas.

-¿Y de ahí salió "sangre y agua"?
-Siempre se ha especulado con esto, pero se puede explicar: es el líquido del pericardio y de los pulmones. Cuando una persona está colgada en una cruz, se está asfixiando, y además el corazón late con dificultad. Por eso se llena de líquido la cámara del pericardio, y al pinchazo de la lanza sale sangre de los ventrículos y líquido pericárdico.

-¿Cómo era la corona de espinas?
-No era una corona como suelen pintarla, era una especie de casco. Eso hacían. Lo que pasa es que la tradición cristiana habla de una corona porque era más estético, lógicamente. Pero es un casco que clavaban directamente, hecho con los espinos que utilizaban las guarniciones romanas para encender las hogueras. Como el sarmiento de Castilla.

-¿Cuál es la causa última de la muerte de Jesús?
-El fracaso cardíaco ante la pérdida de sangre. En un momento dado, cuando el corazón no tiene sangre que bombear, se para. El término técnico es "shock hipovolémico". Desde el punto de vista forense, tras esa expiración, el último suspiro de vida, Cristo falleció definitivamente. El resto, son historias para justificar o no justificar el tema de la resurrección. Pero vamos, la muerte es segura. No podían jugarse el pellejo, ni Pilatos ni la autoridad judía.

-¿No crees que se le da demasiada importancia al sufrimiento de Cristo, y menos al "motivo" (desde una perspectiva creyente) de ese sufrimiento?
-Ése es el núcleo de la creencia. No se puede vivir sin creer. En algo, en alguien. En tu hermano, en tu novia, en tu trabajo, o en Cristo resucitado. Porque vivir sin creer es absurdo. El cristianismo es la única religión del mundo cuyo Dios muere. Eso es muy interesante, más que el hecho de que resucite. Porque eso, para un forense, ya es hipótesis. Pero vamos, los médicos también somos personas.

-¿Cómo conseguiste plantear el libro desde la perspectiva profesional, sin caer en determinados clichés?
-Bueno, el título es una concesión que he hecho a la editorial, porque CSI es muy comercial. A mí lo que me interesa es el fondo de la cuestión. No soy para nada escabroso, soy un médico serio que ni siquiera tiene fantasía. Por eso me veo obligado a hablar de la realidad, no soy capaz de escribir cuentos. 
Me lo planteó un amigo que pensaba que había que escribir algo sobre esto. Está la película de Mel Gibson, pero una película siempre es fácil.

-¿También introduces, además de los médicos, aspectos históricos y culturales, o detalles que ayuden a entender todo el camino de Jesús al Calvario?
-Eso es. Es que es muy importante que la gente que quiera estudiar la muerte de Cristo, sea o no creyente, entienda lo que es eso históricamente: los judíos le denuncian por blasfemo (porque dice que es Hijo de Dios), y los romanos le detienen por presión política. Es decir, Pilatos le mata para que no le acusen ante el emperador, que está en Roma. Y él no quiere jugársela. Por eso dice la tradición que la mujer de Pilatos le advierte de que Jesús es inocente.

-Hay un evangelio apócrifo de Pilatos, que cuenta cómo vivió él tras eso...
-Sí, es muy interesante. La gente no sabe, por ejemplo, que durante los primeros años de los cristianos y las persecuciones, cuando Nerón los mataba en el circo romano, los mataba por ateos. Porque no creían en los dioses romanos. Es curioso: a Cristo le matan por blasfemo y a los cristianos por ateos.

-¿Tanto suponía en esa época proclamar que Dios se hace hombre y además muere?
-Claro, es muy fuerte. Ésa es la clave de la hipótesis que mantienen algunos intelectuales de que ésta pudiera ser la verdadera religión: No existe ninguna otra, en el constructo humano, que haga eso.

-¿Y el mito de Osiris?
-Eso es otra cosa. Es una transformación diferente. Por eso, como decía un teólogo cristiano, "es la hipótesis más cercana a la verdad".

-Estas informaciones sobre los padecimientos de Jesús eran ignoradas, no hace mucho, hasta por los papas. ¿Le dan más valor a la redención?
-Sí, porque además Jesús sufrió sin tener por qué. Si eres Dios, y existes dese siempre (que es el concepto de Dios), ¿por qué vas a sufrir? La explicación cristiana es sufrir por amor. Lo único que nos queda en este mundo: ni corbatas, ni coches, ni técnica. Únicamente el amor.

-¿Valdría el discurso de las bienaventuranzas para firmar hoy cualquier declaración de Derechos Humanos?
-Mahatma Gandhi, que no era cristiano, tenía las Bienaventuranzas en la cabecera de su cama. Las bienaventuranzas son la clave del actual código penal: no a la tortura, no a la venganza, sí al perdón de los enemigos. Eso no lo ha hecho ninguna religión. Por eso marca un antes y un después.

Otros titulares:


El cristianismo es la única religión del mundo cuyo Dios muere
Es curioso: a Cristo lo mataron por blasfemo y a los cristianos por ateos
Ni corbatas, ni coches, ni técnica: lo único que queda en el mundo es el amor
Las bienaventuranzas son la base del actual código penal

Leer más ...

Siete de cada diez alumnos continúa eligiendo clase de Religión en la escuela

Siete de cada diez alumnos continúa eligiendo clase de Religión en la escuela

Los obispos y la clase de Religión

Los datos confirman un leve descenso, que se prolonga en los últimos años

Siete de cada diez alumnos continúa eligiendo clase de Religión en la escuela

Los obispos confían en que una alternativa evaluable a esta materia logre invertir la tendencia

Jesús Bastante, 12 de marzo de 2012 a las 12:20

(Jesús Bastante).- Los escolares españoles continúan, en su gran mayoría, optando por la clase de Religión católica. Siete de cada diez (70,2%), según los datos aportados por la Conferencia Episcopal, que señalar que cerca de 4,7 millones de alumnos recibe esta asignatura en Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato. Se aprecia, no obstante, un ligero descenso (de un punto porcentual), que viene siendo una norma en los últimos años, y que podría empeorarse, teniendo en cuenta que la mayor rebaja se produce en los primeros años de escolarización, que marcan las elecciones futuras del escolar.

Por etapas, en Educación Infantil optan por la Religión un 72,4% de los alumnos (por un 77% del pasado año); en Primaria, eligen esta materia el 77,2% (un 80% el curso pasado). Donde sí se incrementa el porcentaje es en Secundaria, fase en la que optan por esta materia el 65,4 de los alumnos, frente al 58,9 del curso 2010-2011. En Bachillerato, los porcentajes se mantienen prácticamente idénticos (43,4 frente al 42,7 del curso anterior).

En una breve nota explicativa, los obispos apuntan que la clase de Religión "tiene un gran valor y es muy importante para la formación integral y cristiana de vuestros hijos, a la que os comprometisteis en su Bautismo", y recuerdan que la misma "es underecho fundamental de los padres, reconocido por la Constitución española en el artículo 27.3".

"El Estado debe garantizar la formación religiosa y moral de los hijos, si así lo manifestáis los padres. En consecuencia, todos los colegios e institutos, tanto estatales como de iniciativa social, están obligados a ofrecer esta enseñanza religiosa como una asignatura optativa para que los padres podáis ejercer vuestro derecho libremente y sin cortapisa alguna", añade la nota. Fuentes consultadas por RD han confirmado que los obispos se muestran optimistas ante lafutura reforma del sistema educativo, que podría dotar de mayor entidad académica a la materia, así como configurar una alternativa evaluable, lo cual, consideran, haría subir la cifra de los que optan por la Religión.

"Todos hemos de trabajar para que los niños y adolescentes no se vean privados de los conocimientos necesarios para su formación religiosa. Sabed que en la enseñanza religiosa se dan, entre otras cosas, las claves para comprender las raíces de nuestra cultura y de la propia personalidad, así como el sentido de la vida y la grandeza de la fe cristiana", explica el Episcopado, que ruega a directores de centros que "sean respetuosos a la hora de aplicar la legislación correspondiente  al área de religión y moral católica de tal manera que los padres puedan ejercer efectivamente su derecho a la formación religiosa y moral de sus hijos".

Leer más ...

Otra manera de plantear la asignatura de religión en la escuela pública.FEPER marzo 2012

Otra manera de plantear la asignatura de religión en la escuela pública.FEPER marzo 2012

A propósito del manifiesto de los cristianos de base de Madrid sobre la escuela pública, FEPER hace suyos los presupuestos del manifiesto. No obstante quiere distanciarse del radicalismo del mafiesto sobre la exclusión de la religión del cúrriculo escolar. Ya en el año 2002 FEPER  hizo una propuesta de asignatura de religión al Ministerio de Educación, en la que FEPER asumía los principios enunciados en el manifiesto, centrándola en el pluralismo de la sociedad, en el derecho humano fundamental de libertad de conciencia, en la formación religiosa como patrimonio cultural universal y por lo tanto a desarrollar en el curriculo como contenido científico descriptivo y no de pertenencia ni de militancia ni de práctica ni de proselistismo religiosos de ningún tipo, siguiendo las orientaciones de la UNESCO y en línea con estudios recientes que están desarrollando paises orientales como es el caso de Japón. Asimismo Feper en su propuesta tenía en cuenta la organización de los centros, en particular la confección de horarios, actualmente de una gran complejidad al ser para grupos separados por confesiones o no adscripciones y complejidad por la asignación horaria diferenciada de otras asignaturas, y asumía la facilidad organizativa que tiene una asignatura única, cultural, no confesional, englobando las increencias y las creencias, y común para todos los alumnos.

Feper sigue trabajando en esta propuesta y está dispuesta a explorarla con quienes quieran colaborar, respetando los principios manifestados por los cristianos de base de Madrid.

 

FEPER APUESTA POR: 

 1º.-  Una asignatura de Ciencias de las Religiones o Fenomenología de las  Religiones, única, obligatoria, común y evaluable a todos los efectos. 
            Una futura asignatura de religión/religiones debería ser coherente con la Constitución Española, con la Ley de Libertad Religiosa y demás  legislación. Debería ser una asignatura: 

            - que garantice el derecho que asiste a los padres para que sus  hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus  propias convicciones; 
            - que garantice el derecho de todos  los ciudadanos a una  información rigurosa, científica, pedagógica, didáctica... sobre las  religiones; 
            - que sea una asignatura para todos, que no separe o segregue a los alumnos por credos o increencia; 

            - que sea una materia con el mismo rigor que las demás; 
            - que sea una asignatura evaluable como las demás. 

 2º.- Los contenidos de la misma, en lo referente a las Religiones o Confesiones con notable arraigo en España que tengan firmados Acuerdos o  Convenios de colaboración con el Estado Español, los fijarían  las distintas Confesiones religiosas, siendo aprobados por las Autoridades Educativas Públicas, una vez comprobado que dichos contenidos son conformes con los  valores, principios, derechos y libertades constitucionales. De forma:
            - que facilite la convivencia entre visiones plurales de la vida. 
            - que elimine la injerencia de Instituciones o personas ajenas a la Administración Educativa en los ámbitos propios de la misma; 
            - que evite, teniendo en cuenta la aparición de otras Religiones  en la actualidad, y las que han de aparecer más adelante, según los flujos  migratorios previsibles, la multiplicidad de optativas de clases de Religión  con lo que esto supondría para la organización de los Centros; 


 3º.- Para acceder a la docencia de esta asignatura, se realizaría, en un  primer momento, un concurso-oposición restringido, para los actuales  profesores de Religión  de los Centros Públicos, de tal manera que en el  futuro estos profesores, de Ciencias de las Religiones o Fenomenología de las  Religiones dependieran, como el resto del profesorado de los Centros, de la correspondiente Administración Educativa. 


> Final.- 

             Creemos que esta solución aportaría numerosas ventajas, sería  coherente con la Libertad Religiosa y  garantizaría el derecho que asiste a  los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Facilitaría la convivencia y eliminaría, prácticamente, todos los problemas que se están padeciendo en la actualidad y los que sin duda han de presentarse por la históricamente llamada  "cuestión religiosa". 


Ventajas: 
            1 º.- Se cumpliría plenamente la Constitución en los Art. 16 y 27, sin que pudiera entrar la tentación de interpretarla unilateralmente. 

            2º.- Eliminaría la injerencia de Instituciones o personas ajenas a  la Administración Educativa. 
            3º.- Evitaría la precariedad del trabajador-profesor de religión y la vulneración de la C.E., así como  la Declaración Universal de Derechos  Humanos. 

            4º.- Se evitaría, teniendo en cuenta la aparición de otras Religiones en la actualidad, y las que han de aparecer más adelante, según los flujos migratorios previsibles, la multiplicidad de optativas de clases de Religión, con lo que esto supondría para la organización de los Centros. 

           5º.- Se conseguiría la optimización de los recursos tanto humanos  como económicos. 
           6º.- Esta opción también evitaría, a buen seguro, la creación de  guetos en las escuelas por razón de la religión o confesión que se podrían producir si se divide el aula en grupos distintos por cada religión o por el interés proselitista de cualquiera de los profesores. 
            7º.- Se conseguiría una integración mayoritaria de todos los alumnos al estar en el mismo aula, conociendo y entendiendo lo que sus compañeros conocen y entienden, respetando y siendo respetados, creando una convivencia que desde niños es mucho más fácil conseguir. Se crearían puentes de tolerancia y una visión amplia del fenómeno religioso. Se ama y entiende lo que se conoce. Este conocimiento sería un vehículo extraordinario de integración y comunicación. >            

               8º.- Creemos que los ciudadanos merecen que hagamos este esfuerzo,  algunos, no cabe duda, mayor que otros. Pero cediendo todos y con la voluntad,  real y práctica de integrarnos todos, podremos conseguir una sociedad, libre y solidaria, para el beneficio de la persona y su dignidad, que es al fin de lo  que se trata.      

 Federación Estatal de Profesores de Enseñanza Religiosa (F.E.P.E.R.)

Leer más ...

Por una escuela pública, laica y de calidad Cristianos de base de Madrid

Por una escuela pública, laica y de calidad Cristianos de base de Madrid

Por una escuela pública, laica y de calidad

Cristianos de base de Madrid

Declaración de ‘Cristianos de Base de Madrid’
Los Cristianos de Base de Madrid, hondamente preocupados por el deterioro a que esta siendo sometida la Escuela Pública, consideramos inaplazable alzar una voz más de denuncia pública ante tal situación y reivindicar la urgencia de la laicidad en la Educación.

Partimos de la convicción de que la Educación, que no es instrucción o adiestramiento para el mercado, ni menos aún adoctrinamiento ideológico o religioso, sigue siendo uno de los medios de socialización más eficaces para formar personas autónomas y ciudadanos responsables, siempre que se asiente sobre valores democráticos básicos, tales como la igualdad fraternal, la libertad de todos y la solidaridad radical, especialmente con quienes son víctimas del sistema. Desde esa óptica, es decir desde nuestra condición de ciudadanos que trabajan por una sociedad más justa, y no desde intereses de parte (no somos docentes), consideramos oportuno manifestar:

1.- Constatamos que en estos momentos de profunda crisis económica se han acentuado los ataques a la Escuela Pública y Laica, tanto por parte del Neoliberalismo dominante, que busca por todos los medios desmontar los Servicios Públicos en aras al negocio privado, como por la actitud de la Iglesia Católica que controla el 80% de los centros privados y que actúa como baluarte en defensa de sus privilegios en materia educativa.

Esos ataques se plasman en recortes presupuestarios drásticos, reducción del profesorado (más de 35.000 puestos en este año), semi-desaparición de tutorías, deterioro de las condiciones de trabajo de los educadores, trasvase de presupuesto público hacia la Escuela Privada, desgravación fiscal a familias que acuden a centros privados, privatización de suelo público para instalaciones educativas, estigmatización de centros públicos por la presencia desproporcionada de niños inmigrantes o con necesidades especiales que son asumidos en un 90% de los casos por centros públicos…etc.

Todo ello coadyuva a consolidar un clima de infravaloración y desprestigio de la Escuela Pública que refuerza las presiones privatizadoras de quienes buscan simplemente el negocio comercial o la influencia ideológica sobre las nuevas generaciones.

2.- Denunciamos la manipulación interesada de algunos principios constitucionales que estos sectores sociales practican. En efecto, apoyan su ofensiva en un principio ideológico neoliberal, el supuesto “derecho absoluto de los padres a elegir el centro educativo” que más convenga a sus intereses”. Y consideran este derecho como una facultad anterior y superior a cualquier ley y a cualquier pacto constitucional.

Pero este argumento es tan solo una estrategia publicitaria, porque A) no tiene apoyatura en nuestra Constitución. (El art. 27.3 de la Constitución reconoce “el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Pero en ningún lugar explicita que esa formación religiosa deba impartirse en la Escuela y, menos aún, en horario lectivo común, tal como sucede hoy; B) ese principio es impracticable en un Estado realmente aconfesional (Art. 16.2); y C) busca anteponer el derecho de los padres, que es funcional y secundario, al Derecho a la Educación de los Niños, que es prioritario y universal, según recoge el Derecho Internacional.

3.- Afirmamos que únicamente el Estado puede garantizar de forma universal e igualitaria el ejercicio efectivo de ese derecho a la Educación de los Niños, a través de una Escuela Pública y de calidad para todos. No es, por tanto, el sector privado al quien le corresponde la tarea de la enseñanza, a no ser de forma subsidiaria. Y, por consiguiente, tampoco le corresponde a la Iglesia Católica la posición dominante que hoy ocupa, en una sociedad constitucionalmente laica, en la que todas las iglesias deben tener el mismo rango que cualquier otra entidad asociativa civil.

Ese objetivo de garantizar el acceso a la Educación del que ha de hacerse cargo el Estado es anterior a cualquier otro derecho particular en esta materia, porque sólo así se puede respetar el derecho de los niños, de todos sin excepción, a una educación gratuita, integradora y democrática.

4.- En consecuencia, nos pronunciamos a favor de la Escuela Pública como la única que ha de sostenerse con fondos públicos, dejando a la iniciativa privada la libertad de establecer y sostener centros por cuenta propia, siempre dentro de las normas educativas marcadas por el Estado. La actual situación de Centros Públicos, C. Concertados y C. Privados debe ser superada, eliminando los Conciertos educativos y dando paso a una realidad más simple, C. Públicos y C. Privados, en la que los recursos del Estado se centren exclusivamente en la Escuela Pública.

5.-Propugnamos el afianzamiento de la Laicidad en la Escuela. Todavía hoy, 34 años después de aprobada la Constitución de 1978, es preciso reclamar la consolidación de una Escuela laica que eduque sin dogmas, que enseñe desde el conocimiento científico, que defienda la libertad de pensamiento y de conciencia, que ayude a asumir la pluralidad y la diversidad y forme críticamente en valores democráticos.

Para ello se hace imprescindible que las instituciones educativas abandonen cualquier pretensión de guiarse por idearios particulares, filosóficos o religiosos, y se centren en principios y valores comunes a todos, es decir, los derechos humanos y los valores democráticos y de ciudadanía. En consecuencia, exigimos de la Iglesia Católica y del Estado el abandono o supresión de los privilegios que la Iglesia tiene en la materia educativa.

6.- Compartimos, por la misma razón, la reivindicación de quienes propugnan que la enseñanza de la Religión salga del currículo escolar y que la formación sobre el Hecho religioso forme parte como contenido transversal del resto de las disciplinas afectadas (Filosofía, Historia, Antropología, Arte… etc.).

No es de recibo que, en un Estado aconfesional, sigan vigentes preceptos que obligan a la Escuela Pública a ofertar en su Currículo una asignatura de Religión cristiana mientras a judíos, protestantes y musulmanes sólo se les autoriza si consiguen reunir a diez alumnos en el aula, y al resto de los credos o convicciones se les excluye enteramente de ese derecho.

Del mismo modo entendemos que no es posible desde una opción laica (común a todos) justificar la presencia institucional de símbolos religiosos en los centros educativos, así como la indumentaria inequívocamente religiosa por parte del profesorado o personal directivo.

7.- Denunciamos los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado español (1976-79), herederos del antiguo Concordato, por su carácter sectario y preconstitucional. Y no sólo los Acuerdos. Se impone también una rectificación tanto de la Ley de Libertad Religiosa de1980, a superar mediante una ley de plena Libertad de Conciencia, como de la Ley Orgánica de Educación, contrarias ambas a los principios de laicidad.

8.- Para hacer posible estos cambios que consideramos urgentes, nos comprometemos a trabajar codo a codo con cuantos luchan activamente en defensa de la Escuela Pública y Laica. Apoyamos expresamente el movimiento de los educadores y estudiantes, conocido como ‘la Marea Verde’, y aplaudimos su dinámica unitaria, a la vez que instamos a superar cualquier tentación de signo corporativo, haciendo primar el objetivo central de “una Escuela de todos para todos”, profundamente democrática, crítica y laica.

Sabemos que estos cambios en el sistema educativo son lentos y difíciles. Pero los Cristianos de Base nos mostramos confiados en que esta larga marcha terminará con éxito, más pronto que tarde. La razón y la Historia avalan ese optimismo. Y nuestra fe en el futuro nos aporta energías para trabajar por él y hacerlo cercano.

Madrid, 20 de Febrero, 2012

Leer más ...

La Biblia, traducción interconfesional

La Biblia, traducción interconfesional

Un regalo para la Semana de Unidad

La Biblia, traducción interconfesional

Una Biblia para TODOS

Verbo Divino, 23 de enero de 2012 a las 10:29

(Verbo Divino).- Una Biblia para TODOS. Los hombres y mujeres que tienen el español como lengua propia ya tienen una nueva Biblia, una Biblia que es el resultado de un trabajo conjunto llevado a cabo por cristianos de diversas confesiones. Por eso es una traducción interconfesional.

La Biblia Traducción Interconfesional (BTI) es el fruto de un largo y complejo proceso de trabajo que se iniciaba en 1973, con la traducción del Nuevo Testamento, y que culmina ahora, en 2008, con la edición completa de la Biblia. Han sido más de treinta años de trabajo intenso en el que ha participado una veintena de expertos biblistas cristianos. El esfuerzo ha merecido la pena.

Leer más ...

 
Somos represemtamtes de mas de 3000 profesionales, ¿Te interesa? Contáctanos